«

»

Imprimir esta Entrada

Cortado con crema

Crucero, que jugó casi todo el segundo tiempo con un hombre menos, se quedó insatisfecho con el 1-1 ante Rafaela. Lo ganaba con un gol de Pinti, pero a 10’ del final se equivocó y lo pagó.

Para Crucero, crema amarga. El Colectivero ganaba 1-0 y jugaba con uno menos. A poco del final se descuidó en el fondo y Rafaela llegó al 1-1 final (Foto: Facundo Correa)
No pudo ganar Crucero. Tampoco perdió. Apenas empató. ¿Sirve? Por ahora de muy poco.
En el encuentro que abrió la 9° fecha del torneo de Primera División, el Colectivero igualó 1-1 con Atlético de Rafaela, resignó dos valiosos puntos ante un rival directo y de esa manera se mantiene en puestos de descenso a la B Nacional.
El conjunto misionero, que jugó prácticamente todo el segundo tiempo con un hombre menos por la expulsión de Dardo Romero a los 7’ de la segunda parte, se puso en ventaja con un golazo de Pinti Álvarez, pero se descuidó sobre el final y la Crema, a través de Gabriel Morales, rescató un importante punto en su visita a la tierra colorada.
Empezó bien Crucero. Moviendo y moviendo la pelota. Y corriendo, como lo había pedido Schurrer en la previa. A los 25’ Cólzera mostró toda su clase con una gran habilitación para Pinti Álvarez, que le ganó a su marcador en velocidad y mano a mano con Di Giorgi decidió gambetear en vez de definir; el uno le adivinó la intención y en el rebote también se quedó con el remate de Gabriel Ávalos.
Pero no tardó en responder la Crema, porque en la siguiente jugada Franco Jomini ganó en el área rival y Horacio Ramírez se anticipó, justo cuando el mediocampista se preparaba para definir.
Se hizo un partido abierto. Hubo espacios y buenas intenciones, aunque ninguno mostró fineza en el último toque.
Rafaela, conociendo seguramente bajo las presiones que jugaba Crucero, le cedió la iniciativa al dueño de casa, pero fue claro el propósito de plantar bandera con Bastía en el medio y a partir de ahí buscar opciones ofensivas.
Cólzera alternó buenas y malas. Sus buenas intenciones muchas veces contrastaron con improductivos toques de primera, por lo que el Colectivero debió retroceder y empezar de cero. Álvarez y Ávalos corrieron mucho pero participaron poco, y lo más destacado en el primer tiempo fueron las ganas que le imprimió Dardo Romero, quien al menos desde lo actitudinal entendió claramente las palabras de Gabriel Schurrer.
En la visita, el único que clarificó ideas fue el pibe Jomini, pero la soledad de González y la falta de un socio en la gestación hicieron que su juego no pueda prosperar lo suficiente.
A los 39’ fue Osmar Ferreyra el que la hizo muy bien en espacios reducidos: armó una pared con el enganche, hizo pasar de largo a Olmedo y sacó un latigazo que le sacó chispas al travesaño.
Pese a mostrar una leve y mejor imagen, el empate le terminaba quedando bien a los primeros 45 minutos.

Remar desde atrás
A los 7’ del complemento, Romero se dejó dominar por la impotencia, se hizo expulsar infantilmente y otra vez el horizonte pintaba negro. Justo Dardo, el que mejor venía haciendo las cosas, ahora las complicaba. Y de qué manera. ¿Cómo ir al frente ahora con las mismas armas?
Se necesitaba alguien capaz de frotar la lámpara. Colectivamente iba a ser complicado, pero desde alguna buena individualidad tal vez se podía.
El genio capaz de frotarla estaba adentro de la cancha. Se había tomado unas buenas vacaciones, pero volvió recargado. Pinti Álvarez, ese ídolo rellenito de hambre de gloria, se reencontró con su gran amor: el gol.
A los 22’ la recibió de frente, enganchó a su primer adversario, encaró al área, con una pirueta dejó en el suelo al primer marcador central y cara a cara con Di Giorgi la puso mansamente, contra el palo derecho del uno, para que la gente estalle en un solo grito. El tanto del paraguayo se estaba haciendo esperar desde hacía tiempo y así se vivió en Santa Inés.
¿Y ahora? ¿Cómo sostener el triunfo? ¿Cómo hacerlo con una defensa totalmente improvisada, con mediocampistas cansados y delanteros exhaustos?
Crucero lo hizo hasta donde pudo. Pero a 10’ del final se equivocó y la Crema no perdonó. A los 34’, el ingresado Gabriel Morales acompañó la acción ofensiva visitante y definió abajo, anticipando la salida de Ramírez, para el 1-1.
A los 36’ Pinti pudo haberse ganado la estatua de ídolo, pero su potente bombazo en zona de gatillo fue devuelto por el palo en una chance inmejorable. Y el destino le dio otra posibilidad al guaraní ya en el cierre, pero mano a mano con Di Giorgi eligió mal y el triunfo se le escurrió entre las manos al Colectivero.
Por cómo se dio el partido, el punto tiene un valor numérico. Al menos en actitud no habrá demasiado que cuestionar.

Fuente: Gustavo Hollmann, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/analisis/2015/04/11/cortado-con-crema/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE