«

»

Imprimir esta Entrada

Don gato y su pandilla

Guaraní tuvo varias facetas ante Mandiyú en la noche del miércoles en Villa Sarita. Un gran primer tiempo le permitió sacar ventaja, pero se durmió y pagó caro. En el complemento, el panorama se complicó, pero Enzo Galarza y Diego Caballero lo definieron.
La Franja se quedó con una victoria muy necesaria por 4-1 ante los correntinos por la 15° fecha del torneo Federal A y alcanzó la línea de su rival de anoche en la zona 4.
Los de Villa Sarita entendieron que no tenían que regalar ni un minuto. Salieron a jugar con los dientes apretados y a presionar bien arriba. Con un par de desbordes de Almirón y Caballero se acercaron al área de Jara y avisaron.
Almirón apretó en la salida y la recuperó, se la dio a Caballero que definió fuerte, pero tapó Jara. El rebote le quedó a Almirón, quien con total tranquilidad empujó la pelota al fondo de la red para el 1-0.

Los de Pico Salinas hicieron correr la pelota de lado a lado en el medio. Fioravanti se juntó con Ferreira y aparecieron los espacios para el local, que volvió a facturar a través de Almirón.
El Gato la recuperó y se la dio a Fioravanti. El Colo lo vio pasar a Barzola, que le puso la pelota en la cabeza a Almirón, que la peinó para el 2-0.
La Franja se mostró, como hace mucho tiempo no lo hacía, concentrada y metida en el partido. A Mandiyú no le quedó otra que apostar por la pelota parada para ganar metros.
Pereira y De Olivera se complementaron bien en la zaga, mientras que los Galarza, Hernán por derecha y Enzo por izquierda, le dieron salida a la dupla Fiorvanti-Ferreira en la mitad de la cancha.
En la única en la que los correntinos pudieron hacer más de tres pases seguidos llegaron al descuento. Ramírez desbordó hasta la última línea y mandó el centro. Por atrás de todos apareció Monje, que de volea le cambió el palo a Facundo Vera.
El sacudón fue grande para los de Villa Sarita, que se metieron muy atrás y le dieron la pelota a los visitantes. Grave error del equipo de Salinas, que fue superior durante casi toda la primera parte, pero que sufrió en los minutos finales.

Cambio de roles
Así como terminaron el primer tiempo arrancaron el segundo. Mandiyú dominó la pelota y Guaraní esperó en su campo.
Creció la figura de Mayenfisch en el equipo correntino, que a pesar de tener la pelota no generó chances claras y mucho menos pisó el área de Vera.
La Franja cambió todo lo bueno de la primera parte por imprecisiones. Almirón y Caballero estuvieron más tiempo en campo propio que en el del rival, una imagen de lo atrás que estuvo el local.
Encina entró para darle más dinámica a la delantera de los de Villa Sarita y le cambió la cara a Guaraní. El Sapito la pidió, encaró y se mostró como una alternativa para sus compañeros en un momento delicado.
El ex Rosario Central recibió por derecha, dejó uno por el camino y mandó un centro que casi se le mete a Jara. El arquero la manoteó, los defensores de Mandiyú se durmieron y apareció por atrás de todos Enzo Galarza, que de cabeza puso el 3-1 y le dio paz a los de Pico Salinas.
En la última, Galleli la picó y Diego Caballero, después del rebote en el palo, selló el 4-1 definitivo.
Ahora Guaraní tendrá dos partidos fuera de casa ante Chaco For Ever (el sábado por la tarde) y ante Sportivo Patria en Formosa en los que deberá rescatar puntos vitales en su pelea por no descender.

Fuente: Diego Vain, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/analisis/2017/11/30/don-gato-y-su-pandilla/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE