«

»

Imprimir esta Entrada

Valentino, el niño superpoderoso

 & titulo &
Valentino Emanuel Ortiz tiene 5 años y nació con la espina bífida, un defecto congénito que se produce cuando la columna vertebral y la médula espinal no se forman correctamente.
El niño supo comprender que su cuerpo le demandará más esfuerzo y una mayor voluntad para poder caminar sin tanta dependencia de un andador o de equipamientos especiales.
Valentino siempre vio en su hermano Benjamín, de 7 años, lo bueno que sería poder practicar taekwondo. Hasta que lo logró. Y tanto fue su empeño que a fin de año podrá rendir con el resto de los chicos para saltar de cinturón.
Esta es la historia de un valiente niño que va a una escuela común y que tiene un equipo interdisciplinario de profesionales que lo ayuda a diario para darle pelea a la malformación de su columna.

“Hay una pequeña esperanza de que pueda caminar sin tanta dependencia de la silla y otros elementos”, dijo su padre Aldo Ortiz a El Territorio. Él y su esposa Claudia, tienen la agenda bien organizada para poder cumplir con todas las obligaciones que tiene su niño más chico, sin descuidar la de Benjamín.
Los lunes, miércoles y viernes el gran Valentino va hacia el entrenamiento a la escuela de taekwondo desde su casa de Itaembé Guazú hasta la esquina de las avenidas Zapiola y Almirante Brown.
“Destacamos la parte humana y familiar que hay en la escuela de Jorge (Ferreyra) y por eso elegimos traerlos acá a nuestros hijos”, explicó Aldo. La mamá de Valentino, por su parte, aseguró sin dudar: “el taekwondo reforzó el estímulo, volvió a usar su andador y veo que tiene más fuerzas en sus piernitas”.
“El mes de octubre es el mes de espina bífida, hay muchos chicos que la padecen y están olvidados, es bueno que a través de la historia de Valentino se sepa más sobre esta malformación”, destacó Aldo. & titulo &
El 25 de octubre es el día internacional de la espina bífida y entre las cifras dadas a conocer está la de un caso cada dos mil nacimientos.
Tener que esforzarse más que el resto abrió en Valentino las puertas de la fe. El pequeño se aferra mucho a eso, a la fe, “lo llevamos a la iglesia”, dice su padre.
Lo cierto es que todo esto permitió que también como persona y como ser humano vaya creciendo a otros ritmos y así como responde a las enseñanzas del taekwondo, también lo está demostrando en su ser interior, más que una disciplina, más que una enseñanza. Un poder de un valiente pequeño de apenas 5 años de edad.
Fuente: Mauro Parrota, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/artes-marciales/2019/09/27/valentino-el-nino-superpoderoso/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE