«

»

Imprimir esta Entrada

Fue un buen aperitivo para lo que viene

Los fanáticos del automovilismo tuvieron en el autódromo Rosamonte de Posadas, con la segunda fecha del Misionero de Pista, un buen aperitivo del TC, que llegará al escenario capitalino dentro de cuatro semanas. Quizás porque está por empezar la fiebre del TC, el marcó del público en el zonal fue superior a lo que habitualmente sucede en Posadas.
En la pista estuvieron 51 pilotos, récord para la actual temporada y hubo buenas y entretenidas carreras que dejaron como ganadores a Gustavo Zarza (Fiat Uno) y Facundo Bustos (Fiat Duna) en la Clase 1, Julio César Benítez (Chevrolet) y Santiago Viana (Ford) en el TC4000 Misionero, Martín Badaracco (VW Gol) hizo doblete en la Clase 2 y lo mismo hizo Diego Bonda en la Copa Fiat 1.4.
Con 20 autos en pista, el TC4000 Misionero dio un anticipo de lo que se podrá ver con la llegada del TC el 4, 5 y 6 de mayo. En esa primera carrera del día, Julio “Bananita” Benítez (Chevrolet) ganó viniendo desde atrás y superando rivales con grandes maniobras. Fue escoltado por Santiago Viana (Ford) y Carlos Cabral (Chevrolet).

En la segunda carrera, Santiago Viana (Ford) se impuso de punta a punta y logró su primera victoria en el TC 4000 Misionero. Claro que para disfrutar del sabor de la victoria tuvo que sufrir y mucho, porque sobre el final de la competencia el piloto de Iguazú tuvo problemas con la caja y debió aguantar los ataques del campeón Carlos “Indio” Mantilla (Chevrolet 400), el posadeño intentó buscarlo en varios sectores del circuito pero no le alcanzó. Tercero fue Carlos Cabral (Chevrolet).
En la Clase 1, el ganador en pista de las dos finales fue el piloto de Virasoro Adrián López, pero su auto no pasó la revisación técnica y fue excluido. De esa manera, la primera carrera se apoderó Gustavo Zarza, quien tuvo una dura lucha con Santiago Mantilla (Fiat Uno) y Facundo Bustos (Fiat Duna), que completaron el podio de la primera final.
En la segunda carrera el apostoleño Facundo Bustos (Fiat Duna) alcanzó su segundo triunfo de la temporada, en esta ocasión fue seguido por el posadeño Santiago Mantilla (Fiat Uno) y el obereño Gastón Arriola (Fiat Duna).
En la Copa Fiat 1.4, el posadeño Diego Bonda tuvo un fin de semana perfecto. El sábado logró su primera pole y ayer consiguió su primer doblete en el automovilismo misionero al imponerse en las dos finales.
En las dos competencias fue escoltado por su compañero de equipo, Nazareno Da Cruz y por el obereño Raúl Huta. En la segunda Da Cruz intentó sobre el final pero no le alcanzó y los dos llegaron casi a la par en la línea de sentencia.
En la Clase 2, Martín Badaracco regresó con todo, mostró que esta en otro nivel e impuso su ritmo en las dos finales. Sólo Luciano Viana le hizo un poco de sombra en la segunda final, pero su victoria nunca estuvo en peligro. El podio de la primera carrera lo completaron Juan Pablo Urrutia y Emiliano Bongers.
En la segunda competencia, el podio, detrás de Badaracco, lo completaron Luciano Viana (VW Gol) y Juan Urrutia (VW Gol).

Fuente: Pablo Lizarraga, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/automovilismo/automovilismo-misionero/2018/04/09/fue-un-buen-aperitivo-para-lo-que-viene/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE