«

Imprimir esta Entrada

Palo y palo

 & titulo &
La séptima fecha del Misionero de Pista, que se disputó en el Autódromo Rosamonte de Posadas, tuvo maniobras al límite y festejos que dejaron los campeonatos al rojo vivo a una fecha para el final.
Festejaron Nazareno Da Cruz en la Copa Fiat 1.4, Luciano Viana en la Clase y Deivid Skowron en la Clase 1.
Mientras tanto, la primera final del TC4000 Misionero quedó en manos de Carlos Cabral (Chevrolet).
En la segunda venció en pista Cristian Grygorszyn (Chevrolet 400), pero como hubo tantos toques, roces y maniobras al límites del reglamento, los comisarios deportivos solicitaron las cámaras de varios pilotos para estudiar distintas maniobras y la Federación Misionera de Automovilismo Deportivo (Femad) resolverá en la semana, luego de hacer consultas con la Comisión Deportiva Automovilista (CDA).La más áspera
La segunda final del TC 4000 Misionero no fue una carrera más y seguramente quedará considerada como una de las más ásperas del calendario 2018.
En la primera curva se tocaron Alfredo Wiebel (Chevrolet) y el Indio Mantilla (Chevrolet 400) rompiéndose la trompa del campeón, que siguió pero empezó a perder rendimiento. Mientras que al Ford de Lucas Torres se le quedó trabado el acelerador y se llevó puesto a Pedro Jelen (Chevrolet).
Wiebel se empezaba a escapar y se vino Cristian Grygorszyn (Chevrolet 400), quien con una maniobra a la chapa pasó a la punta de la carrera. Claro que en el roce se rompió el escape de Wiebel y el de Iguazú empezó a perder terreno.
El de Cerro Azul se cortó adelante y ganó tranquilo. Segundo fue Carlos Cabral (Chevrolet) y tercero terminó Santiago Viana (Ford), dos que luchan por el campeonato.
Pero atrás de ellos pasó de todo.
Desde el fondo se venía Marcelo Kuchaski, quien largó último por cambiar la caja. El de Gobernador Roca marcha segundo en el campeonato y se encontró con Mantilla, el puntero del torneo.
Los dos se fueron midiendo hasta que Kuchaski se tiró a pasarlo por afuera en la recta y cuando tenía la mitad del auto puesto empezó a cerrarse para entrar a la chicana. El posadeño no levantó y los dos terminaron disparados en la chicana. Se recuperaron y pudieron seguir sin antes volver a rozarse en la curva uno, una vuelta más tarde. Tres vueltas más adelante, Roberto Bose (Chevrolet) venía recuperando posiciones y se quiso tirar por afuera ante Jorge Báez  (Chevrolet) y Wiebel y los tres no pudieron entrar a la chicana y el que salió volando fue Bose. El de San Ignacio hizo trompo y se volvió a retrasar.
En la última vuelta Mantilla venía con el auto herido por la cantidad de golpes que tuvo, ya no tenía agua y su motor tomaba temperatura y llegaba con lo justo en la séptima posición. Bose vio que el Indio no tenía para más y se tiró para intentar ganar el séptimo puesto, pero el posadeño le cerró el paso y el de San Ignacio terminó la carrera por la tierra.
Todas estas maniobras serán observadas y estudiadas por los comisarios deportivos, que deberán tomar una resolución que podría cambiar las posiciones del campeonato, cuando faltan una fecha para el final.
A primera hora, Carlos Cabral (Chevrolet) impuso su condiciones y ganó de punta a punta en la primera final del TC4000. Segundo fue Jorge Báez (Chevrolet) y tercero Javier Kupski (Ford).

Dobletes claves
El posadeño Nazareno Da Cruz se hizo fuerte de local y aprovechó de la mejor manera el abandono del obereño Raúl Huta en la primera final de la Copa Fiat 1.4 para sacar una ventaja tranquilizadora cuando falta una fecha para el final.
En la primera final fue acompañado en el podio por su compañero de equipo Diego Bonda y el obereño Marcelo Smichowski.
La primera carrera se paró por el espectacular vuelco que protagonizó Germán Galeano, quien destruyó el Fiat 600, pero él se bajó caminando.
En la segunda final, Huta largó mejor y venía ganando. Da Cruz se recuperó y venía luchando palmo a palmo con el obereño. Hasta que el posadeño vio un hueco y se tiró con roce incluido y pasó a la punta. De ahí en más fue historia repetida: Da Cruz adelante, Bonda segundo y tercero llegó Huta, quien perdió mucho terreno en el torneo.
Otro que hizo doblete fue Luciano Viana, que ganó las dos finales. Además aprovechó que el puntero en el torneo, Juan Pablo Urrutia, abandonó en la primera final.
El Negro Míguez hizo un carrerón y terminó segundo en la primera final. Completó el podio Aldo Castelli.
En la segunda final volvió a ganar Viana, seguido por Míiguez y tercero finalizó Juan Pablo Urrutia.
En la Clase 1 hubo doblete de Deivid Skowron (Fiat Uno) ebido a la exclusión de Adrián Urquía (Fiat Uno), quien había ganado la primera final pero fue excluido en la técnica. Skowron, que terminó segundo, heredó la victoria de la primera final.
En la segunda el piloto de Campo Grande ganó de punta a punta. El que hizo gran negocio en el campeonato fue Jorge Kleibert, quien fue segundo en la primera y cuarto en la segunda y descontó puntos al líder Facundo Bustos, quien abandonó en la primera final y fue tercero en la segunda.
La última fecha será en el Autódromo Ciudad de Oberá, el 10 y 11 de noviembre.

Doble fractura para Sánchez

En la 2° final de la Clase 1 se tocaron José Sánchez y Adrián López y el auto de Sánchez salió despedido en el curvón sur pegando contra el alambrado. El piloto fue trasladado al Hospital y le diagnosticaron doble fractura en la pierna izquierda.

El susto del día lo protagonizó Germán Galeano en la primera final de la Copa Fiat 1.4. En la quinta vuelta salió disparado en la chicana y dio al menos cuatro vueltas hasta que paró. El piloto salió caminando.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/automovilismo/automovilismo-misionero/2018/10/08/palo-y-palo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE