«

»

Imprimir esta Entrada

Junior Zárate: “No me dejen tirado”


Hace unos días, el boxeador formoseño Junior Zárate, monarca argentino en peso gallo y con residencia en Florencio Varela (Buenos Aires), volvió al ring con una victoria que lo puso muy feliz, pero al mismo tiempo solicitó ayuda a las autoridades para que lo apoyen ya que todo le cuesta el doble.
El título de la nota bien podría ser algo así como “Regreso endemoniado”, como para de alguna manera asociar el triunfo a su apodo de “El Demonio”, pero está claro que los tiempos que corren desvían la atención y entonces el hecho de reinventarse es una cuestión hasta casi diaria para poder salir adelante y afrontar cada escollo de la vida misma.

Para el boxeador Junior Zárate, oriundo de Ibarreta, instalado en el barrio varelense de Santo Tomás, esto es algo con lo que debe lidiar desde hace un tiempo, pero sobre todo a partir de la llegada de la pandemia de coronavirus, que lo obligó a buscar alternativas como para contar con el sustento que le permita hacerle frente a las necesidades básicas.

Es así que llegó a ser noticia nacional por ser un campeón argentino que reparte empanadas para sobrevivir, un emprendimiento familiar que le posibilitó juntar dinero y, de paso, tratar de zafar del jaque en el que lo puso la suspensión de la actividad deportiva que lo apasiona.

Y vaya si lo logró, que hace poco tuvo un premio merecido como fue haberle ganado la revancha al chaqueño Leandro “Pumita” Silva, en lo que fue una prueba más que exigente no sólo por el rival, sino por no haber podido llegar al cien por cien en su preparación.

“Fue un desafío. La verdad es que cada pelea es difícil. Nunca un boxeador se toma todo livianamente, porque esto lleva mucha preparación y concentración, y además está el nerviosismo, la presión, la ansiedad, pero para eso uno se pone a punto tanto en lo físico como en lo mental”, comentó al programa Ovación Radio que se emite por FM VIVA 102.3.

Zárate fue más allá al confesar que para ese combate “no llegué a prepararme como hubiese querido. Estuve al 50 por ciento y después fue todo corazón, fuerza, voluntad, ganas, lo que me llevó a sacar la pelea adelante”, indicó.

“La verdad que fue una guerra. No pensé que iba a ser tan duro. Pasó factura todo lo que pasamos en el año, con los gimnasios cerrados y tuve que ingeniármelas para entrenar”, señaló, para agregar que “más allá de que soy deportista, no recibo el apoyo debido y a veces uno tiene que salir a trabajar, lo que fue noticia este año también porque tuve que hacer otras cosas, y eso me obligó a dejar un poco el gimnasio, a descuidarlo”, en relación a lo mencionado anteriormente.

“Me faltó oxígeno, fuerza, resistencia, cosas a las que no estoy acostumbrado porque siempre me preparo bien. Pero bueno, fue un percance y en ese momento sólo había que poner corazón y gracias a Dios me pude llevar la victoria, así que estoy muy satisfecho y contento”, resaltó.

Por lo pronto, Zárate comentó: “Sigo entrenando y también doy clases a jóvenes valores que se están presentando para su iniciar una carrera en este deporte, dándoles el ejemplo; con eso, me gano el sustento, ya que actualmente estoy esperando respuestas de las autoridades a quienes les pido que no me dejen tirado, que apuesten y confíen en mí, que hoy soy una realidad, soy campeón argentino, pero parece que están muy ocupados en otras cosas o se hacen los tontos”.

“Esto es puro sacrificio, voluntad y lo que paso también me hace crecer como persona porque nada es fácil. Uno tiene que pelear por todo lo que uno quiere conseguir, no hay otra”, dijo finalmente.

Fuente: La Mañana.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/boxeo/2020/11/24/junior-zarate-no-me-dejen-tirado/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>