«

»

Imprimir esta Entrada

«El Demonio» Luddi no baja los brazos

El Demonio no  baja los brazos

Luego de sus dos primeras peleas como profesional, que terminaron con contundentes triunfos por nocaut y alimentaron su sueño de seguir creciendo dentro del campo rentado, el boxeador misionero Cristian Luddi sigue esperando su oportunidad de volver a subirse al ring para tener su tercer combate.
El principal obstáculo que tuvo el «Demonio» Luddi para conseguir ese objetivo fue la pandemia, ya que antes de que se decretara la cuarentena y se cierren las fronteras, en marzo del año pasado, tenía todo listo para presentarse en Chile, pero esa posibilidad de pelear fuera del país se terminó frustrando.

Como a la gran mayoría de los deportistas, la falta de actividad y de competencia que se produjo durante gran parte del año pasado le generó angustia e incertidumbre al misionero Luddi, quien de todos modos aprovechó el parate de su carrera profesional para poner sus energías en seguir dando clases en la academia de boxeo que tiene en el gimnasio Coliseum, ubicado en la ciudad de Posadas, y que cuenta con 50 alumnos.

De todos modos, con el correr de los meses las actividades deportivas fueron retornando y a este representante del boxeo misionero se le presentó una nueva chance de volver a subirse al ring, aunque otra vez se quedó con las ganas. Luddi tenía todo preparado para buscar su tercera victoria como profesional el pasado viernes 19 de marzo en Garín, Buenos Aires, pero nuevamente la pandemia le frustró esa posibilidad a pocas horas de iniciar el combate.

Esta vez no fue la cuarentena, sino que su rival dio positivo de coronavirus justo el día antes y la pelea se tuvo que suspender. Luego de pasar casi una semana en Buenos Aires ultimando los detalles para la contienda en territorio bonaerense, el pugilista de la Tierra Colorada tuvo que regresar a la provincia (con PCR negativo obligado) sin haber cumplido el objetivo de volver a competir.

Experiencias positivas
Pero lejos de bajar de brazos y frustrarse por lo que le pasó, el Demonio Luddi sigue más firme que nunca esperando una nueva posibilidad y sacó provecho de su estadía en la capital del país para foguearse con los mejores pugilistas y entrenadores, ya que tuvo la posibilidad de probarse en el gimnasio del Chino Maidana, una experiencia reservada para pocos privilegiados que aspiran a crecer en este deporte.

“Desde el primer momento noté grandes diferencias con lo que estaba acostumbrado. En lo profesional me di cuenta de que tengo que entrenar aún más para poder estar a un nivel parecido al de ellos”, reconoció Luddi.

“Se despiertan y boxean, meriendan y boxean y antes de dormir boxean. Se vive el boxeo como un trabajo. Me sirvió mucho y aprendí cosas nuevas”, reiteró en cuanto a su paso por el gimnasio del Chino Maidana.

Gracias a la buena imagen que les dejó a los entrenadores, Luddi -cuyas dos peleas dentro del profesionalismo las realizó bajo las reglas de la World Pugilism Commission (WPC) y que este año tiene previsto debutar dentro de la FAB (Federación Argentina de Boxeo)- podrá volver a prepararse en el gimnasio de Maidana cuando se le presente una nueva oportunidad de subirse al cuadrilátero.

“Me bajoneó mucho lo que pasó porque me venía preparando mucho para esta pelea. Pero nuevamente la gente de Buenos Aires me hizo entender que estas cosas pueden pasar. Y bueno, me quedo con todo lo aprendido. Con esas ganas de seguir creciendo y mejorando. Y con la experiencia única vivida”, finalizó el misionero.

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/boxeo/2021/03/26/el-demonio-luddi-no-baja-los-brazos/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>