«

»

Imprimir esta Entrada

¿Para esto se pidió una invitación?

Textil Mandiyú saliendoMuchas veces no basta con querer, sino que también hay que poder. Porque uno puede querer muchas cosas, pero si no se tiene los medios para llegar a ello, es casi imposible. No siempre se puede saludar con sombrero ajeno y decir me voy cuando las papas queman.
La pre­gun­ta del mi­llón aho­ra es si pa­ra es­to se pi­dió una in­vi­ta­ción pa­ra ju­gar el tor­neo Fe­de­ral A de fút­bol. Si no hu­bie­se si­do más in­te­li­gen­te per­ma­ne­cer en el B y cuan­do las co­sas se den, des­de to­do pun­to de vis­ta, pe­ro prin­ci­pal­men­te des­de lo di­ri­gen­cial y con un pro­yec­to se­rio, co­men­zar a pen­sar en ir por más. Pe­ro no ha­cer­lo de es­ta ma­ne­ra y ca­er en lo que es hoy, un equi­po que da lás­ti­ma.
Esa es la tris­te re­a­li­dad de Textil Man­di­yú y su in­cur­sión en la ter­ce­ra ca­te­go­ría del fút­bol ar­gen­ti­no.

Re­sul­ta­dos al mar­gen, téc­ni­cos al mar­gen y prin­ci­pal­men­te fut­bo­lis­tas al mar­gen de to­do es­te pre­sen­te. Ca­da uno de es­tos dos úl­ti­mos po­nen su cuo­ta pe­ro has­ta don­de pue­den, y lo que pue­den es tan so­lo es­to y por con­si­guien­te es que se lle­ga a lo pri­me­ro: re­sul­ta­dos, que no ha­cen más que re­fle­jar el to­do lo que es Man­di­yú, un ma­no­jo de vo­lun­ta­des que an­dan por la vi­da y un pre­si­den­te que cree que con lo que ha­ce es su­fi­cien­te, cuan­do no es así, por­que los re­sul­ta­dos así lo de­mues­tran.
Pa­ra es­to se pi­dió una in­vi­ta­ción pa­ra for­mar hoy de es­te gru­po de 40 equi­pos, que sue­ñan con lle­gar a la Pri­me­ra B Na­cio­nal. Pe­ro có­mo Man­di­yú pue­de as­pi­rar a una co­sa así si no es­tá pre­pa­ra­do, pri­me­ro co­mo ins­ti­tu­ción y des­pués sin un pro­yec­to se­rio, po­der que­rer es­tar en la se­gun­da di­vi­sión de nues­tro fút­bol. Tal vez, lo más in­te­li­gen­te hu­bie­se si­do per­ma­ne­cer en el Fe­de­ral B, ar­mar­se co­mo una ins­ti­tu­ción cre­í­ble y sus­ten­ta­ble, y des­pués dar los pa­sos si­guien­tes.
Pe­ro qué va­mos a pre­ten­der una co­sa así, si quien ma­ne­ja los des­ti­nos de Man­di­yú des­co­no­ce la pa­la­bra pro­yec­to, él en­tien­de que pa­ra par­ti­ci­par de un tor­neo de es­ta en­ver­ga­du­ra bas­ta y so­bra con te­ner al­gún di­ne­ro pa­ra sa­lir a la bús­que­da de ju­ga­do­res que quie­ran ve­nir a po­ner­se la ca­mi­se­ta del club.
Hoy con eso no al­can­za, y pa­ra mues­tra so­lo bas­ta un bo­tón, y ese es Bo­ca Uni­dos, que arran­có jun­to con Man­di­yú es­te de­san­dar en el fút­bol na­cio­nal y vé­a­se dón­de es­tá uno y dón­de el otro, con el agre­ga­do de que el equi­po de la ri­be­ra co­rren­ti­na es­tá don­de es­té por mé­ri­tos de­por­ti­vos, no hu­bo in­vi­ta­cio­nes de por me­dio, co­mo sí acon­te­ció con Man­di­yú que des­cen­dió en el Ar­gen­ti­no B y lo vol­vie­ron a in­vi­tar y por la mis­ma vía lle­gó al Fe­de­ral A.
“Es­tos sin­ver­güen­zas, la­dro­nes, me ro­ba­ron el sue­ño”, di­jo allá por di­ciem­bre del año pa­sa­do el man­da­más de Man­di­yú en alu­sión a los ju­ga­do­res que él mis­mo acep­tó que ven­gan por­que so­ña­ba con “su” equi­po es­te hoy ju­gan­do en la B Pri­me­ra Na­cio­nal. Pe­ro có­mo se pue­de a as­pi­rar a una co­sa así si no con­tás con co­sas que son in­dis­pen­sa­bles co­mo un te­rre­no don­de en­tre­nar y no an­dar de­am­bu­lan­do de un lu­gar a otro, por ejem­plo, o bien es­tás es­pe­ran­do que un ter­ce­ro, en es­te ca­so llá­me­se Go­bier­no, sea quien ban­que tu sue­ño.
Aho­ra con el di­ne­ro que lle­ga des­de el Es­ta­do no al­can­za pa­ra cu­brir los cos­tos que re­pre­sen­ta la par­ti­ci­pa­ción del equi­po en el Fe­de­ral A, y por ello en­ton­ces di­ce que quie­re en­tre­gar to­do, pe­ro al pa­re­cer no hay quien quie­ra ha­cer­se car­go de es­te “muer­to”.
Mu­chos nom­bres sue­nan co­mo can­di­da­tos a su­ce­der al man­da­más, co­mo el de Jor­ge Te­rri­le, pe­ro és­te di­jo: “Con gus­to aga­rra­rí­a, pe­ro con el di­ne­ro que nos da el Go­bier­no no al­can­za y yo no ten­go una bi­lle­te­ra co­mo pa­ra cu­brir el res­to”. Tam­bién se men­cio­nó a Wal­ter Ri­va­ro­la, quien ma­ne­ja una agru­pa­ción mu­si­cal en nues­tros car­na­va­les, pe­ro úl­ti­ma­men­te se bo­rró y al pa­re­cer lo su­yo era pu­ro hu­mo. Otro nom­bre que so­nó fue el del em­pre­sa­rio Gon­za­lo Vi­la, pe­ro pa­re­ce ser que tam­po­co es­tá dis­pues­to a po­ner su pla­ta en es­ta em­pre­sa. “Se quie­re ir, ha­ce ra­to que quie­re lar­gar to­do, pe­ro no hay quien quie­ra aga­rrar es­to”, nos di­jo unos dí­as atrás un fa­mi­liar di­rec­to del man­da­más.
Es que con és­te pre­sen­te, que ca­si lo tie­ne con­de­na­do a Man­di­yú a per­der la ca­te­go­rí­a, quién pue­de que­rer ve­nir a to­mar la pos­ta por más sen­ti­mien­tos que se ten­gan ha­cia ese nom­bre.
En­ton­ces pa­ra es­to se pi­dió una in­vi­ta­ción, si se sa­be que es un tor­neo de­fi­ci­ta­rio, que na­die quie­re apor­tar un pe­so en tan­to y en cuan­to quien es­té al fren­te del club sea el man­da­más. La suer­te pa­re­ce es­tar echa­da des­de ya, y la cul­pa no se­rá de Luis Mu­rú­a, ni de Da­niel Cra­ve­ro ni de Nés­tor Jar­que, y me­nos que me­nos de los ju­ga­do­res, to­do es­to tie­ne un so­lo res­pon­sa­ble, o irres­pon­sa­ble, por­que va­mos ca­mi­no a per­der un lu­gar muy im­por­tan­te en el con­tex­to del fút­bol ar­gen­ti­no, al que di­fí­cil­men­te po­da­mos vol­ver.

Fuente: Luis Rei­nal­do Gó­mez, re­dac­ción de Épo­ca.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/destacados/2015/06/14/para-esto-se-pidio-una-invitacion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE