«

»

Imprimir esta Entrada

Este tobogán no tiene fin

Mandiyó 0-Sarmiento 5Textil Mandiyú volvió a perder, otra vez por goleada, y en esta ocasión fue Sarmiento de Resistencia el encargado de propinarle un duro revés. No bastó la derrota por 5 a 0, sino que sumó tres bajas para lo que viene con las expulsiones de Retamar, Valenzuela y Maidana.
No hay mi­la­gro, no hay fes­te­jo y to­do si­gue igual. Man­di­yú su­mó una fe­cha más sin ga­nar, la 14, y tie­ne el tris­te ré­cord de só­lo 2 pun­tos so­bre 42 en jue­go con 30 go­les en con­tra y so­la­men­te 2 a fa­vor. Es­to es un re­su­men del pre­sen­te del equi­po co­rren­ti­no que si­gue de­am­bu­lan­do sin rum­bo en es­te tor­neo Fe­de­ral A, en­vuel­to ya no só­lo en una cri­sis fut­bo­lís­ti­ca si­no tam­bién eco­nó­mi­ca e ins­ti­tu­cio­nal que lle­va a po­ner en du­da su con­ti­nui­dad en el cer­ta­men en dis­pu­ta.

Lo de Man­di­yú ya pa­só a ser al­go re­al­men­te pre­o­cu­pan­te, por­que si­gue sin po­der en­con­trar su rum­bo en es­te tor­ne­o, y ayer, cuan­do pa­re­cía ser el día del re­sur­gi­mien­to en­tre las ce­ni­zas, vol­vió a su­cum­bir y mos­trar más de lo que vie­ne sien­do en es­te úl­ti­mo tiem­po, ge­ne­rar, cre­ar y te­ner si­tua­cio­nes co­mo pa­ra con­ver­tir, pe­ro el ba­lón no tras­pa­sa la lí­nea de sen­ten­cia del mar­co ri­val; sin em­bar­go, en la pri­me­ra cla­ra que sus ad­ver­sa­rios tie­nen, ter­mi­na sa­can­do des­de la mi­tad de can­cha.
Se cre­ía que ayer po­día ser el dí­a, por­que des­pués de mu­cho tiem­po el téc­ni­co Nés­tor Jar­que po­día po­ner en can­cha lo que se pue­de de­cir es lo me­jor que tie­ne es­te Man­di­yú, pro­ban­do ade­más con el cam­bio de ar­que­ro, uno de los pun­tos flo­jos que tu­vo en las úl­ti­mas fe­chas. Pe­ro fue más de lo mis­mo, los cin­co cam­bios que el en­tre­na­dor lle­vó a ca­bo de una fe­cha a otra, no ter­mi­na­ron da­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, por­que Die­go Mai­da­na en el ar­co no fue el mis­mo que se vio aque­lla no­che que le to­có de­bu­tar fren­te a Mi­tre en San­tia­go del Es­te­ro; la de­fen­sa se mos­tró en­de­ble, sal­vo Jo­sé Sán­chez que tra­tó de ta­par to­dos los hue­cos pe­ro so­lo no po­día fren­te a to­do el ata­que de Sar­mien­to. El res­to, Jo­el Ba­da­ró y Lu­cas Abet­ti tu­vie­ron mu­chos pro­ble­mas pa­ra con­te­ner a los de­lan­te­ros del equi­po cha­que­ño, y si con ello no bas­ta­ba Her­nán Va­len­zue­la, lle­va­do por la im­po­ten­cia se ter­mi­nó ha­cien­do ex­pul­sar al co­me­ter­le una fuer­te in­frac­ción a Se­bas­tián Ma­lan­dra.
Tam­po­co Pa­blo Re­ta­mar ni Víc­tor Ga­lar­za con sus re­tor­nos le cam­bia­ron la ca­ra al me­dio­cam­po de Man­di­yú. El pri­me­ro tu­vo mu­chos pro­ble­mas en la mar­ca y ter­mi­nó vien­do la ro­ja a los po­cos mi­nu­tos de ha­ber co­men­za­do el se­gun­do tiem­po, lue­go de co­me­ter una in­fan­til fal­ta que no tu­vo per­dón por par­te del ár­bi­tro san­ta­fe­si­no Adrián Fran­klin. Tam­po­co Ga­lar­za tu­vo una tar­de afor­tu­na­da, arran­có ju­gan­do por la iz­quier­da, por don­de pa­só prác­ti­ca­men­te de­sa­per­ci­bi­do, lue­go se co­rrió más al me­dio y tam­po­co gra­vi­tó.
En el ata­que re­a­pa­re­ció lue­go de va­rias fe­chas Gon­za­lo Ro­vi­ra, pe­ro el ex de­lan­te­ro de San Lo­ren­zo de Al­ma­gro ca­da vez se ase­me­ja más a un ex ju­ga­dor, len­to e im­pre­ci­so.
En­ton­ces Man­di­yú fue más de lo mis­mo que se ve­nía vien­do has­ta aquí, un pu­ña­do de ju­ga­do­res con más vo­lun­ta­des que ide­as, y con eso no al­can­za y se pa­ga ca­ro fren­te a ri­va­les co­mo Sar­mien­to, que ha­ce pe­sar al­gu­nas de sus muy bue­nas in­di­vi­dua­li­da­des.
Ayer el “de­ca­no” cha­que­ño sa­lió de­jan­do en cla­ro que vi­no a Co­rrien­tes en bus­ca de los tres pun­tos, y a los po­cos mi­nu­tos de co­men­zar el par­ti­do tu­vo una muy cla­ra si­tua­ción co­mo pa­ra con­ver­tir, pe­ro Acos­ta y Ca­ñe­te se ter­mi­na­ron mo­les­tan­do en­tre ellos y así Ba­da­ró des­pe­jó el pe­li­gro.
Lue­go to­do fue de Man­di­yú, un re­ma­te de Re­ta­mar de afue­ra del área que sa­lió ape­nas por so­bre el tra­ve­sa­ño; lue­go Ro­vi­ra ha­bi­li­tó a Pé­rez Al­cán­ta­ra en­tran­do por la de­re­cha, pe­ro el dis­pa­ro del mi­sio­ne­ro se fue ca­si be­san­do el se­gun­do pa­lo del ar­co cha­que­ño; tras car­tón, un ti­ro li­bre de Arrio­la que Abet­ti ca­be­ceó y se per­dió ape­nas des­via­do y ape­nas pa­sa­do los 30 mi­nu­tos de jue­go de la pri­me­ra par­te, Arrio­la sa­có un dis­pa­ro que se es­tre­lló en el tra­ve­sa­ño.
Man­di­yú me­re­cía es­tar en ven­ta­ja, pe­ro una vez más to­do lo que ge­ne­ra­ba no se trans­for­ma­ba en gol, sin em­bar­go, Sar­mien­to en su se­gun­da apro­xi­ma­ción cla­ra al ar­co de Mai­da­na lo­gró po­ner­se en ven­ta­ja por in­ter­me­dio de un ca­be­za­zo de Ra­fa­el Blas­co.
La his­to­ria de siem­pre, los me­re­ci­mien­tos en el fút­bol no exis­ten y mu­chas ve­ces su­ce­de que los go­les que no los ha­cés en el ar­co de en­fren­te, los ter­mi­nás su­frien­do en el tu­yo, y de es­to, es­te Man­di­yú sa­be ya bas­tan­te.
El em­pa­te pu­do es­tar, pe­ro el ar­que­ro Ro­drí­guez con los pies ta­pó el re­ma­te de De Sou­za y cuan­do pa­re­cía que ya se ve­nía el des­can­so, en el se­gun­do mi­nu­to adi­cio­na­do por el ár­bi­tro, Da­niel Li­va lle­vó la cuen­ta a dos pa­ra que Sar­mien­to se va­ya al en­tre­tiem­po más tran­qui­lo.
Pa­ra la se­gun­da par­te se po­día es­pe­rar al­gún ti­po de re­ac­ción por par­te de Man­di­yú, pe­ro no, por­que en­tre la ex­pul­sión de Re­ta­mar a los 4 mi­nu­tos y los go­les de Da­niel Li­va a los 9 y de Gon­za­lo Ca­ñe­te a los 11’, prác­ti­ca­men­te se ter­mi­nó to­do, só­lo era cues­tión de es­pe­rar cuán­to más po­día ha­cer Sar­mien­to y has­ta dón­de po­día aguan­tar es­te en­de­ble equi­po de Man­di­yú.
Las ex­pul­sio­nes de Va­len­zue­la a los 17 mi­nu­tos y de Mai­da­na a los 42’, en­tre ellos el gol de Lu­cas Acos­ta, só­lo sir­vie­ron pa­ra ter­mi­nar de dar­le for­ma a otra tar­de gris de Man­di­yú. El de­seo de una vic­to­ria por el Día de Pa­dre se trans­for­mó en só­lo un de­se­o. Es­to es un to­bo­gán sin fin.
El fin de se­ma­na que vie­ne lo es­pe­ra Spor­ti­vo Pa­tria en For­mo­sa, ha­brá que ver si lle­gan, por aho­ra to­do pa­re­ce muy le­ja­no.

Fuente: Luis Reinaldo Gómez, redacción Época.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/destacados/2015/06/22/este-tobogan-no-tiene-fin/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE