«

»

Imprimir esta Entrada

¿Qué hay detrás del cambio de cancha?

estadio Sarmiento3El ómnibus está estacionado detrás de la platea principal del estadio de Sarmiento. El cartel electrónico en la parte alta del parabrisas -donde suelen rotar los destinos que recorre la línea- se detiene en una palabra de letras verdes: “Koropeski”. En ese apellido se resume la historia: Julio Koropeski es el dueño de la empresa Crucero del Norte , también el presidente del club del mismo nombre y el responsable de que River juegue contra su club aquí, y no en la cancha de Garupá, en las afueras de Posadas.
La decisión estaba tomada desde enero, pero en Misiones los hinchas no se atrevieron a creerlo. Y sí, para ver el partido más convocante de la historia del club, simpatizantes y socios recorrerán los 347 kilómetros de la ruta nacional 12 que conecta a Posadas con esta ciudad. La medida, aduce un dirigente del “colectivero”, se originó en la decisión del gobernador misionero, Maurice Closs, de quitarle el apoyo económico que la provincia le brindaba al club. Por los seis meses de la campaña del ascenso a Primera, la gobernación aportó $ 3.750.000. “Solo nos arrodillamos ante Dios”, tomó impulso el presidente de Crucero, en febrero, cuando se quedó sin esa fuente de ingresos.

“Prefiere a Enríquez [Roberto], al que también le da obras públicas”, se queja otro dirigente, en referencia al presidente de Guaraní Antonio Franco, tradicional equipo misionero. Como Koropeski, Enríquez también es un empresario influyente y controvertido de Misiones. Las alianzas van y vienen: detrás de un arco, ayer al mediodía, un obrero colocaba una publicidad que promocionaba la candidatura a gobernador del actual vice de Closs, Hugo Passalacqua.
En ese río revuelto, el que pescó mejor fue Jorge Capitanich, que encontró la oportunidad de traer a River (y a Independiente, que enfrentará a Crucero el mes próximo) otra vez a su provincia. Si Chaco es “Coquilandia”, como la llaman los enemigos del ex jefe de Gabinete de la Nación, él no se preocupa en desmentirlo: en este momento es el gobernador saliente, el intendente electo de Resistencia y el presidente (en uso de licencia) del club Sarmiento.
Para que se completen los 25 mil lugares disponibles, hoy deberían venderse el remanente de más de tres mil plateas, a mil pesos cada una. Las entradas generales, a $ 450, se agotaron en el comienzo de la semana. Los que coparán el estadio serán hinchas de River, que no deberán preocuparse por camuflar sus sentimientos: en la puerta, ayer se vendían camisetas con los nombres de Barovero, Sánchez, Kranevitter? Si alguien compró su ticket para verlos, se desilusionará: Gallardo ni siquiera los concentró.
Será una noche rara, con un local que no es tal, un visitante con falsa apariencia de neutral y un ruego común: que no se corte la luz, como pasó aquella noche de octubre de 2012, cuando Argentina y Brasil no pudieron jugar porque tres torres de iluminación dejaron de funcionar. Por ese episodio, los que no quieren a Sarmiento rebautizaron el estadio: no le dicen Centenario, lo llaman “El Apagón”.

Fuente: Cancha Llena.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/destacados/2015/09/26/que-hay-detras-del-cambio-de-cancha/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE