«

»

Imprimir esta Entrada

Valeria Barón crece sin dejar de disfrutar

Valeria Barón es sinónimo de atletismo. Con sus interminables piernas y una cabeza que acompaña enfocada en sus objetivos, la eldoradense armó a los 16 años su bolso y se fue al CeNARD, en Buenos Aires, y desde ese momento la vara siempre está cada vez más alta, porque sus condiciones son de excelencia y sus sueños son muy grandes y está decidida a conquistarlos.
“En estos años aprendí que no hay que dejar pasar el tiempo y la clave está en el entrenamiento, sin dejar de disfrutar de lo que hago. A veces uno no tiene más fuerzas pero hay que seguir y encontrar motivos para volver a sentirse como cuando uno comienza a hacer atletismo, eso creo que es lo fundamental”, señaló la atleta misionera, de 21 años.
Con cada vez menos vacaciones, ya que año tras año se achican por el calendario cargado de actividades, Valeria regresa al Alto Paraná para “recargar pilas y volver con mucha paz a Buenos Aires”, señaló la atleta que ya tiene encima ganados innumerable cantidad de torneos nacionales en las distintas categorías en su prueba madre, que son los 400 llanos, y también con vallas, y los 200 llanos.

De la cantera de los Evita
Como muchos de los deportistas hoy destacados, Valeria tuvo su salto al atletismo tras los Juegos Evita, en los que confirmó sus condiciones, y desde ahí no paró hasta llegar incluso en el 2014 a hacer historia en el atletismo de pista de la provincia e ir al Mundial Junior, en Eugene, Oregon, Estados Unidos, junto a la selección argentina.
“A los 13 años comencé a hacer atletismo porque una amiga lo hacía y me sumé a los entrenamientos con Liliana y José Alé. De ahí fui a los Evita y clasifiqué al Sudamericano y ya no paré”, explicó.
Es que ella siempre resalta que “era un juego estar en la pista con amigos y divertirme y hoy me doy cuenta que eso es lo importante. Cuando uno ve a Usain Bolt siente eso, que lo está disfrutando. Obviamente que él es como de otro planeta y debe sentir mucha presión, pero en la pista uno lo ve riendo y creo que eso también hace la diferencia, ahí está la clave”, observa la misionera.
Pero al momento de la pregunta sobre si a esta altura de su carrera siente que el atletismo es para ella como su trabajo, no duda en responder que “sin lugar a dudas lo es, pero no significa que me pese. Tengo que cumplir horarios, a veces tengo que hacer la rutina por más que no tenga ganas, pero es lo que yo elijo y nadie me obliga. Diría que es un trabajo difícil a veces porque uno lleva el cuerpo al extremo y a veces cree que el cuerpo no da más y ahí es importante tener un equipo atrás, entrenador, preparador y psicólogo, que te digan ‘vos podés’ y encuentre la manera correcta de motivarte, porque todos siempre podemos un poquito más”, reflexionó.
Justamente eso encontró Valeria en el CeNARD, un grupo que la contiene cuando los más de 1.000 kilómetros que la separan de sus seres queridos se vuelven difíciles. “Tener gente que se preocupe y una psicóloga con quién hablar es muy importante”, agregó.
Y ella sabe de desarraigo, para una adolescente de 16 años ir de una ciudad chica a la capital del país fue un paso importante. “Era chica y yo no tenía idea lo que era irme de mi provincia y vivir en un centro de alto rendimiento pero estaba convencida de que era lo mejor. Cuando llegué me tuve que adaptar a otro ritmo de vida, la gente anda muy acelerada, todo quedaba lejos pero uno se termina acomodando a eso”, reconoció.
De todas maneras, señaló “que se sufre la distancia pero tantas horas de entrenamiento no dan lugar a pensar mucho. Igual siempre uno encuentra gente buena, sólo que uno está acostumbrado a Eldorado, donde prácticamente nos conocemos todos”.

Pensar a futuro
Si bien su carrera como atleta va encaminada, en el 2016 mejoró su marca personal, superó una lesión en el tobillo, fue nuevamente animadora en el Metropolitano, en los Prix Sudamericanos y es una de las campeonas nacionales en sub 23,Valeria piensa en el después del atletismo y este año comenzará a estudiar kinesiología.
“Es difícil hacer las dos cosas y hacerlas bien (estudiar y competir) pero se puede. Hay casos muy resonantes como el de Paula Pareto, que se recibió de médica, aunque es difícil en alto rendimiento, pero tengo que pensar en mi futuro”, recalcó.
La eldoradense se toma este nuevo desafío muy entusiasmada y también le saca el lado positivo, ya que para ella “va ser una manera de no pensar todo el día sólo en el rendimiento deportivo y además uno sabe que en el país no se puede vivir del atletismo. Y la kinesiología es fundamental en el deporte y si puedo fusionar las dos cosas va a ser muy bueno”.

Año nuevo, metas nuevas
El 2017 le llegó a Valeria con su gente, brindando por un año que viene con nuevas expectativas y entrenando en casa, ya que activa como es, no dejó pasar las subidas y bajadas de Eldorado y se dispuso a disfrutarlas a su manera: corriendo.
“Me viene bien correr en las subidas de acá, además de ir a la pista municipal y al gimnasio”, señaló, pese a tener días de descanso, pero ella prefiere darle a su cuerpo ese plus diario de endorfinas a la que está acostumbrada.
“Uno se vuelve adicto a las endorfinas, entrenás mañana y tarde y tu mente siente la recompensa y si no lo hacés te da culpa, así que aprovecho esas ganas y sigo corriendo pese a que este año tengo pocos días de vacaciones pensando en lo que se viene”. Es que la misionera apunta a clasificar al Sudamericano de Colombia, aunque sabe que no será nada fácil.
“Hay que hacer marcas muy similares a la de un juego olímpico pero vamos a intentarlo”, expresó, y ya tiene apuntadas otras citas como el Gran Prix de Chile y entrenamiento en la altura en Colombia todo pensando en que de a acá a cuatro años está Tokio 2020.
“No me desespero pero es un objetivo a largo plazo, es la meta de todo atleta y por eso no dejo pasar el tiempo, tal vez eso es lo que aprendí en estos años, disfrutar de la presión de competir con gente mejor que yo, porque siempre va a haber alguien más rápido, y en trabajar los miedos, que es algo que no es fácil”, reconoció.
Cerrando con una frase que la pinta con su humildad, Valeria expresó: “Por suerte tengo muchas cosas para mejorar, o sino ya sentiría que di todo y no tendría sentido tanto trabajo”.

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/destacados/2017/01/20/valeria-baron-crece-sin-dejar-de-disfrutar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE