«

»

Imprimir esta Entrada

Benítez: “Ser padre me cambió totalmente la vida”

El delantero misionero surgido en La Picada tuvo que sortear diferentes obstáculos en los últimos años, pero a base de paciencia, trabajo y sacrificio, está encontrando su mejor nivel, aquel que lo llevó a ser una de las promesas de Independiente hace cuatro años.
‘Misio’, como lo conocen en el ambiente, fue la gran figura en el último triunfo del Rojo 4-2 ante Newell’s en Rosario, el pasado domingo, y en un mano a mano con El Territorio reconoció que “estoy muy contento porque de a poco estoy encontrando mi mejor nivel”.
“Estamos en un proceso y los chicos se están adaptando bien, pero hay que disfrutar estos triunfos, si bien se viene un partido muy especial (el clásico ante Racing), no hay que dejar de disfrutar cuando se gana”, explicó.
Martín lamentó que se haya tenido que ir Milito por los malos resultados, “pero hoy en día el fútbol se basa en resultados; llegó Holan y por suerte encontramos rápido un esquema, el grupo se adaptó rápido a su idea y estamos mejorando. Nuestro objetivo es dejar a Independiente lo más alto posible”.

Consultado sobre cómo tomó su frustrado paso al fútbol turco, Martín dejó en claro sus expectativas: “Quiero encontrar mi mejor nivel, quiero crecer y afianzarme, ser titular y ganarme un puesto, lo demás viene solo. Si uno anda bien después las ofertas llegan solas, hoy mi cabeza está puesta sólo en Independiente”.

Recuperar el cariño de la gente
Si algo se puso en la cabeza Martín Benítez es recuperar la confianza de la gente. La gente del Rojo -exigente por naturaleza- confió mucho en el pibe de la cantera cuando dio sus primeros pasos en la Primera con apenas 17 años, cuando dirigía Ramón Díaz. Su picardía y desnivel individual lo llevaron a ser uno de los mimados de la gente en poco tiempo, pero luego cayó en un pozo del que le costó levantarse. Tuvo algunas buenas actuaciones con Pellegrino como técnico, pero la salida del entrenador lo hizo perder terreno.
Recién con el arribo de Ariel Holan y la confianza que éste le dio, el posadeño está volviendo a su verdadero nivel.
“La verdad que Holan me está dando mucha confianza, me hace jugar en la posición en la que más puedo rendir, ojalá pueda seguir mejorando día a día porque queremos dejar a Independiente donde tiene que estar, la confianza siempre está y seguimos trabajando para seguir creciendo”, señaló.
“El abrazo que tuve con Holan en Rosario (recibió un fraternal saludo del técnico cuando fue reemplazado) fue porque él confiaba mucho en mí, quería que yo me quedara para cambiar mi situación con la gente, él me quería recuperar y yo le estoy muy agradecido”, agregó.
“No me tengo que conformar con lo que conseguí hasta ahora, pero a veces recibir cariño es muy lindo porque uno es ser humano y el cariño hace muy bien”, remarcó.
Lejos de eludir responsabilidades cuando el equipo en general y él en particular reciben excesivas críticas, Martín señaló que “si bien tengo recién 22 años, y hace muchos años que estoy en el club y soy uno de los más viejos del plantel, Independiente necesita ganar algo porque es un club que se acostumbró a ganar y entiendo que a mí me exijan más que a otros futbolistas, y yo mismo sé que necesito ganar algo con este club, pero estoy trabajando para eso y quiero cambiar murmullos por aplausos, tengo las condiciones y la confianza de la gente que me rodea”.

Ser padre, un click necesario
Pero más allá de la llegada de Holan a la dirección técnica, el punta del Rojo encontró en la llegada de su hija Ambar un termómetro para hallar la paz que tanto necesitaba.
“Ser padre me cambió totalmente la vida, ahora cuando terminan los partidos, cuando llego a casa después de entrenar, tengo alguien que me está esperando, eso me permite pensar en otra cosa; antes cuando las cosas no me salían me volvía a casa triste y desilusionado, miraba las redes sociales y otras cosas que me hacían mal; ahora doy gracias a Dios que me dio una hija, ahora tengo en qué apoyarme y no darle tanta importancia a lo que dicen los demás”, reconoció.
Sobre los objetivos a corto y mediano plazo, fue clarito: “Tenemos por delante la Copa Sudamericana y la Copa Argentina, en el torneo sabemos que estamos lejos, por lo pronto queremos sumar la mayor cantidad de puntos para aspirar a clasificar a la Copa Libertadores, que es nuestro objetivo desde principios de año. En mayo jugamos la revancha con Alianza Lima y ojalá podamos clasificar, necesitamos ganar y para eso nos estamos preparando”, expresó.
“Se está hablando mucho de que jugamos mejor de visitante que de local, pero si uno ve todos los partidos, jugamos mejor de local que de visitante, sólo que la pelota no está entrando de local, pero estoy seguro de que cuando entre una van a entrar todas”, manifestó.
Por último, Martín dejó las puertas abiertas para jugar algún día en Posadas. “A largo plazo me gustaría terminar jugando en La Picada, por qué no, sería un sueño volver a jugar donde arranqué”.

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/destacados/2017/05/10/benitez-ser-padre-me-cambio-totalmente-la-vida/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE