«

»

Imprimir esta Entrada

Varios misioneros tras los pasos de Martín Benítez

No debe ser fácil para un pibe que estaba a punto de tocar el cielo con las manos.
Santiago Benítez, primo de Martín Benítez, el reconocido jugador de Independiente que viene de conquistar la Copa Sudamericana hace menos de un mes en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro, llegó al Rojo con sólo 15 años y su buen nivel lo llevó a destacarse en la 7°, 6°, 5° y 4° del club de Avellaneda hasta fines del año pasado.
Incluso tuvo la suerte de entrenar con el plantel principal dirigido por Ariel Holan. Se desempeña como extremo o mediapunta y este 2018 le deparaba lo mejor en el equipo de Reserva, escala previa a Primera División.
Pero ni bien pisó la tierra colorada, previo a las fiestas de fin de año para disfrutar de sus mini vacaciones junto a familiares y amigos, en un entrenamiento informal sufrió una de las peores lesiones para un deportista: rotura de ligamentos cruzados.
Así, a sus jóvenes 19 años, el hijo del ex jugador y entrenador de Guaraní, Leopoldo “Chumpi” Benítez, se perderá los primeros seis meses del año en la Reserva del Rojo.

“Lo de la lesión fue muy chocante, uno nunca piensa que le va a pasar eso” admite. “Yo terminé el año muy bien, el coordinador incluso me dijo que si cambiaba algunas cositas podía estar para grandes cosas, tenía todas las expectativas de volver este año con toda la ilusión, pero regresar a Misiones y sufrir esta lesión de vacaciones fue un duro golpe”, agrega el joven que hizo, al igual que Martín, divisiones inferiores en La Picada. “Pero ahora tengo que estar fuerte de la cabeza si quiero volver bien, vuelvo en junio y tengo un año para romperla y tratar de cumplir mi sueño, que es jugar en Primera”.
“Sólo pienso en recuperarme de la rodilla, quiero volver bien y sin miedo, quiero volver a jugar y seguir haciendo lo que estuve haciendo en los últimos cuatro años, sé que es difícil, pero no es imposible; yo tuve la suerte de entrenar con Primera y me di cuenta que no es imposible llegar”, se ilusiona.
“Me costó un montón en el primer año, porque de una tuve que irme a vivir solo, a la pensión, sin conocer nada, dejar la familia fue lo que más me costó en ese primer año, pero la adaptación al club no fue tan complicada, me tocó un buen grupo, con mucha gente del interior, que te entiende mejor, pero igual todos quieren jugar, todos tienen el mismo sueño y nadie quiere regalar nada; y al saber que estás jugando en Independiente todos dan el 100 por ciento día a día, cuando uno está adentro se da cuenta que no está en cualquier club”, afirma.
Para el pibe nacido en Villa Cabello, “la competencia es muy dura, sobre todo porque se trata de un club grande; lo más difícil es la competencia, sin dudas, porque no te podés relajar un solo día, si no diste el 100 por ciento de lo que podés dar en un año a fin de año te dejan libre, yo por suerte pude entender eso y por eso todavía estoy en el club”.
Santiago se acordó de su primo Martín, sostén importante hasta el día de hoy. “En estos cuatro años tuve que dejar muchas cosas de lado, mi familia, mis amigos, fue difícil, pero me adapté bien, por suerte Martín me dio una mano y no me sentí tan solo”, explica sobre su llegada al Rojo.
“Él ya hizo esta parte de inferiores y fue un pilar en mi estadía en el club, siempre me da consejos y los aprovecho, es el único familiar que tengo acá y gracias a Dios es una persona muy humilde, porque más allá de estar en Primera te trata de igual a igual, no te hace sentir menos”, agrega.

La pensión, a casi nueva
“Los primeros seis meses los tuve que vivir en la vieja pensión, con los baños feos, la comida fea, el club recién estaba empezando a subir de nivel en lo referente a la pensión, cuando llegué estaba todo muy abandonado, pero cuando asumió Moyano puso un hotel para todos los chicos de la pensión y ahí estuvimos cinco meses; cuando volvimos a la pensión estaba como nueva, parecía un hotel cinco estrellas comparada con la anterior, piezas con televisión, con equipo de música, con aire acondicionado, se comía muy bien, los baños remodelados, más grandes y más limpios”.

Del Xeneize al Rojo
Otra joven promesa misionera que buscará llegar a la elite del fútbol argentino vistiendo la camiseta del Rojo es Sebastián Silva, nacido y criado también en el populoso barrio de Villa Cabello.
Se trata de un polifuncional mediocampista de sólo 16 años que en los últimos dos años hizo inferiores en Boca. Tuvo su primer contacto con la pelota a los 4 años en el extinto Atlético Misiones, luego hizo infantiles en Mitre y más tarde jugó para Crucero el torneo de inferiores de AFA.
Ahora decidió probar suerte en Independiente y se ilusiona con romperla en la 6° división.
“Después de haber estado dos años en Boca quiero aprovechar al máximo esta posibilidad en Independiente y seguir creciendo en el fútbol nacional”, aclara. “Si bien no me gusta mucho la ciudad, no me gusta mucho Buenos Aires, viví dos años muy buenos en Boca y me adapté bien, y ahora quiero afianzarme en el Rojo”.
“Viví dos años en la pensión de Boca y ahora me toca estar en la de Independiente, y sinceramente a mí en lo personal me gusta vivir en la pensión porque te permite hacer muchas amistades, somos todos chicos que estamos atrás de un mismo sueño, lejos de nuestras familias, y entre todos nos apoyamos, inevitablemente uno aprende a convivir con el otro acá, uno se siente muy contenido y además nunca nos falta nada”, resalta el chico que se destaca por su gran porte físico.
En cuanto a sus ambiciones para el futuro, Seba tiene sus metas bien claras: “Mi objetivo es el mismo de siempre, seguir entrenando y mejorando día a día, quiero mejorar un poquito con cada entrenamiento y ojalá pueda pisar Reserva y después llegar a Primera”.
“Jugar el torneo de inferiores de AFA con Crucero me ayudó mucho en cuanto a la adaptación al fútbol de Buenos Aires, porque los viajes me permitieron crecer y ese rodaje hizo que todo me sea más fácil”, dice.
En este sentido, reconoció que “Daniel Tabares (a cargo de la 8° y la 9° del Colectivero) fue muy importante en mis primeros años en Crucero, siempre me apoyó y me aconsejó lo mejor, y yo soy un tipo muy agradecido”.

Fuente: Gustavo Hollmann, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/futbol/2018/01/25/varios-misioneros-tras-los-pasos-de-martin-benitez/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE