«

»

Imprimir esta Entrada

Los goles no aparecen y los minutos enloquecen

Las rachas negativas marcan etapas y dependiendo de las consecuencias quedan estampadas en la historia.
En los estratos del Federal “A” (antiguo Torneo Argentino “A”), hay una plantilla de jugadores que no la está pasando para nada bien. Es la de Textil Mandiyú de Corrientes, que en su segunda temporada en esta divisional se mantiene en el último lugar de las posiciones de la Zona 3 y aparece con los números más flojos de los 40 equipos que participan: 13 derrotas en 15 partidos, insólito e histórico.
Pero no sólo se trata de malos momentos, manejos insostenibles o bajas a mitad de temporada (fueron varios los delanteros que dejaron la institución), también una campaña se mantiene con goles y amores.

Esas ausencias de delanteros acrecentó la sequía de gol. El equipo correntino lleva 717 minutos sin convertir (casi 8 partidos) lo que marca el record negativo más importante de todas las participaciones de equipos correntinos en categorías nacionales.

Entre los que se alejaron está Gonzalo Rovira, atacante oriundo de Santo Tomé que tuvo su paso por San Lorenzo, Douglas Haig, Gimnasia y Tiro, varios equipos sudamericanos y ahora seguirá su carrera en San José de Oruro, de Bolivia. Esta baja se suma a las de Mauricio Hoyos y Gastón Díaz que en otros momentos decidieron dejar la institución.

Textil Mandiyú todavía no ganó en la competencia, y junto a Nueva Chicago en la Primera “A” y Centro Español en la Primera “D” aparecen como los únicos equipos que todavía no sumaron victorias en siete categorías del fútbol argentino.

Para dimensionar estos minutos que marcan la historia de una temporada muy floja, revisemos otras rachas adversas sin convertir que tuvieron otros representantes correntinos en las principales categorías del fútbol argentino.

En la máxima categoría, la peor sequía para Deportivo Mandiyú se recuerda con emoción. Fueron pocas rachas adversas pero la más significativa tuvo buen desenlace. Vaya paradoja futbolística porque el 0-0 con Quilmes en la fecha 41º de la temporada 1987-1988 le significaba el ascenso a la máxima categoría.

El último grito “algodonero” en ese inolvidable torneo para el equipo del “Viejo Guerra” lo marcó Horacio Attadía en la fecha 39ª en el 1-0 ante Guaraní Antonio Franco. Después llegaron los sucesivos “cero a cero” con Lanús (40° / Visitante), Quilmes (41° / V) y Cipolletti (42° / Local).

Y más acá en el tiempo, no hace mucho fue todo un dato la racha negativa en el arco contrario que sufrió Boca Unidos en las fechas pasadas.

Sumó 362 minutos sin convertir en los meses de septiembre y octubre de 2013, sin poder anotar ante Independiente Rivadavia de Mendoza, Huracán y Banfield. El peor registro del equipo de la ribera en su historia.

Boca Unidos había superado una sequía similar en 2010, momento de su segunda temporada en la segunda divisional. Aquella vez estuvo 354’ sin gritar un gol. No había anotado con Gimnasia de Jujuy, Aldosivi y Defensa y Justicia, pero el gol de César González (en el 1-1 con Almirante Brown) cortó el mal momento “boquense” y dejó atrás la sequía llamativa.

Además, el recordado “gol de taco” de Pablo Bastianini en Tucumán (en el 3-2 sobre San Martín) inició un período sin goles para el equipo que dirigía Frank Kudelka que perduraba por 241’. Llegaban después los 0-0 con Independiente Rivadavia y la CAI, cortando la malaria el gol de Cristian Rami en el primer minuto del complemento cuando Boca recibió a Ferro (cayó 2-1).

Dos más en la 2009-2010 (su primer año): de 212’ entre las fechas 22° y 25° y de 211’ entre las jornadas 35° y 38°, la última del torneo.

Por otro lado, Huracán Corrientes tuvo varios “arcos cerrados” en sus participaciones nacionales. El “Globo correntino” sufrió la racha adversa en el arco contrario en la Primera “B” Nacional. La primera de ellas fue en su temporada de estreno (95-96), cuando por el Torneo Clausura y en el mes de febrero estuvo tres partidos sin anotar: 0-1 vs. Talleres de Córdoba (4° fecha / V); 0-1 vs. Central Córdoba (5° / L) y 0-2 vs. Tigre (6° / V).

Las restantes se dieron en su retorno a esta segunda categoría tras su paso fugaz por la Primera “A”. Fueron seguidillas negativas cambiantes pero que en este caso presagiaron un camino con muchas dudas, en su juego y en lo institucional.

No hay goles y se sufre. El desahogo en el fútbol que se hace desear y cuenta con minutos, las rachas más negativas. Textil Mandiyú hizo historia.

****

Textil MandiyuEl equipo correntino lleva 717 minutos sin convertir

El último gol de los “algodoneros” lo anotó Ariel Reinero en un sorpresivo arranque de partido ante Libertad de Sunchales (igualado 1-1), cuando en el tercer minuto abrió la cuenta, incluso que pudo haberse aumentado por el penal desperdiciado por Francisco De Souza sobre el cierre de ese mismo partido.

Desde ese momento pasaron otros siete rivales (sólo 3 partidos como local) y nunca pudo romper el maleficio del gol a favor. Suma sólo dos goles en 15 partidos y le marcaron 32.

Sergio Oddine

El ascenso a la máxima categoría

Para Deportivo Mandiyú, esos tres partidos sin goles fueron su racha más adversa en le red contraria, a pesar de haberse consagrado campeón en ese período de sequía. Esa campaña de Nacional B fue muy fructífera, anotó 54 goles en 42 partidos y tuvo en Sergio Oddine (foto) al goleador del torneo con 18 goles, a 6 del máximo artillero, Leani de Quilmes.

 

Boca Unidos había superado una sequía similar

En sus años en Argentino “B” y Argentino “A” (de 2003 a 2009), Boca Unidos nunca superó los tres partidos “en cero”. Su lapso más largo sin anotar en estas categorías del Consejo Federal, se remonta a septiembre de 2006, cuando estuvo tres partidos sin convertir (0-2 ante Sarmiento y sendos 0-0 con Chaco For Ever y Candelaria).

Huracan Corrientes Huracán Corrientes

Huracán Corrientes tuvo varias rachas de minutos sin convertir en su retorno a esta segunda categoría tras su paso fugaz por la Primera “A”: en 1997: 0-2 vs. Atlético Tucumán; 0-0 Instituto de Córdoba y 0-2 Talleres de Córdoba. En Junio de 1998: 0-1 vs. Douglas Haig; 0-4 vs. Chaco For Ever y 0-2 vs. Godoy Cruz de Mendoza. Y en Noviembre de 1998: 0-1 vs. San Martín de Mendoza; 0-0 vs. San Martín (SJ) y 0-1 vs. Brown de Arrecife.

 

El desahogo en el fútbol que se hace desear

Si la mala racha se trata de no poder anotar, Ferro Carril Oeste tiene el récord de mayor tiempo sin marcar goles en el fútbol argentino. Sumó 875 minutos desde la última jornada del Apertura 1998, cuando convirtió el cuarto gol frente a Gimnasia de Jujuy, en un partido que ganó por 4 a 3; y terminó en la 10° fecha del Clausura 1999, cuando consiguió el primer gol del empate por 2 a 2, ante River Plate.

 

Fuente: diario Época.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/futbol/argentino-a/2015/06/29/los-goles-no-aparecen-y-los-minutos-enloquecen/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE