«

»

Imprimir esta Entrada

Una posible mejora sin vencedores ni vencidos

Se vienen cambios en el fútbol argentino, concretamente para los torneos de los que participan los equipos llamados del “interior”. De un día para el otro desaparecieron los Federales B y C, para retrotraer la competencia a competencias provinciales.
Pe­se a que el po­der de la opi­nión es uno de los más fuer­tes, la mis­ma re­la­cio­na­da a cier­to te­ma siem­pre va a te­ner más o me­nos va­lor, de­pen­dien­do del vín­cu­lo que ten­gan el que la emi­te con la cues­tión en fin. Por eso, pa­ra ha­blar de al­go tan se­me­jan­te co­mo la re­es­truc­tu­ra­ción que sa­cu­dió al fút­bol del in­te­rior, una pa­la­bra va­lo­ra­ble pue­de lle­gar a ser la de un ju­ga­dor o, en es­te ca­so, de un en­tre­na­dor. Adrián Adro­ver, quien has­ta ha­ce no mu­cho tiem­po era el hom­bre que co­man­da­ba des­de el ban­co de su­plen­tes a Sar­mien­to de Le­o­nes, se en­car­gó de ha­cer una ar­dua com­pa­ra­ción de los pro y con­tras de la me­di­da to­ma­da por el Con­se­jo Fe­de­ral, la cual mar­có un an­tes y un des­pués en el fút­bol ar­gen­ti­no.

Los pe­o­res de­sas­tres se pro­du­cen cuan­do se en­ca­de­nan erro­res, cuan­do na­die che­quea a tiem­po las con­se­cuen­cias de las ide­as pues­tas en mar­cha y cuan­do los he­chos con­cre­tos ter­mi­nan de­sa­pa­re­cien­do por­que to­do de­be in­cli­nar­se an­te la idea que se per­si­gue.
La re­for­ma de los tor­ne­os or­ga­ni­za­dos por el Con­se­jo Fe­de­ral ha ge­ne­ra­do opi­nio­nes a fa­vor y en con­tra; las po­si­cio­nes es­tán en­fren­ta­das por los in­te­re­ses que se pre­ten­den de­fen­der y am­pa­rar. Por un la­do, el Con­se­jo Fe­de­ral, pre­o­cu­pa­do por la si­tua­ción de las Li­gas afi­lia­das, bus­ca ofre­cer­les he­rra­mien­tas pa­ra que los tor­ne­os or­ga­ni­za­dos por ellas re­cu­pe­ren atrac­ción, com­pe­ti­ti­vi­dad, re­cur­sos e im­por­tan­cia.
El ob­je­ti­vo es vá­li­do y lo­a­ble. Re­sul­ta, ade­más, una obli­ga­ción del Con­se­jo en tan­to ins­ti­tu­ción que re­ú­ne a to­das las Li­gas del pa­ís. Por el otro la­do, los ju­ga­do­res y en­tre­na­do­res que par­ti­ci­pan de los tor­ne­os fe­de­ra­les y mu­chas de las ins­ti­tu­cio­nes que com­pi­ten en es­tos cam­pe­o­na­tos, ven en la re­for­ma un cer­ce­na­mien­to de sus de­re­chos cu­ya con­se­cuen­cia se tra­du­ce en me­no­res po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo de­por­ti­vo y pro­fe­sio­nal. Tam­bién es le­gí­ti­ma es­ta ob­ser­va­ción.
No hay aquí in­te­re­ses con­tra­pues­tos, so­lo hay in­te­re­ses di­fe­ren­tes, de mo­do que la so­lu­ción es po­si­ble si nos pro­po­ne­mos aten­der am­bos in­te­re­ses: ayu­dar a las li­gas pe­ro sin in­ter­fe­rir en el de­sa­rro­llo de­por­ti­vo y pro­fe­sio­nal de clu­bes, ju­ga­do­res y cuer­pos téc­ni­cos. La de­sa­pa­ri­ción de los tor­ne­os Fe­de­ra­les B y C evi­den­te­men­te no cum­ple con ese pro­pó­si­to:
A -­ Hay 224 Li­gas en el pa­ís y so­lo hay apro­xi­ma­da­men­te 80 que tie­nen equi­pos en el Fe­de­ral B. Quie­re de­cir que hay unas 140 Li­gas que no se ven per­tur­ba­das por es­te tor­ne­o. Y só­lo hay 15 que tie­nen más de tres equi­pos en el Fe­de­ral B. Esas Li­gas sí tie­nen un pro­ble­ma re­al; pe­ro re­pre­sen­tan a me­nos del 15% del to­tal. Hay que en­con­trar una so­lu­ción pa­ra esas ins­ti­tu­cio­nes. Pe­ro a na­die se le ocu­rri­ría vol­te­ar una ca­sa por­que una pa­red tie­ne hu­me­dad.
B -­ De los ocho clu­bes que más le de­ben al Con­se­jo, cin­co de ellos per­te­ne­cen a Li­gas con acu­mu­la­ción de equi­pos en el Fe­de­ral B (4 de Tu­cu­mán, 1 de Sal­ta) y los otros tres per­te­ne­cen al Sur del pa­ís. Los ocho clu­bes que les si­guen de­ben en pro­me­dio unos $70.000, lo cual se tra­du­ce en una deu­da de unos $6.000 men­sua­les. De­ma­sia­do po­co. In­clu­so esas deu­das no ne­ce­sa­ria­men­te son anua­les; al­gu­nas se arras­tran de va­rios años. Por lo tan­to es­te no es un ar­gu­men­to só­li­do pa­ra ter­mi­nar con el Tor­neo Fe­de­ral B.
C -­ La de­ci­sión fue to­ma­da por los re­pre­sen­tan­tes de las Li­gas, no por los clu­bes que par­ti­ci­pan del Tor­ne­o. Los in­te­re­ses de los clu­bes es­tán re­pre­sen­ta­dos por sus so­cios y ellos ha­blan a tra­vés de sus di­ri­gen­tes. Los pre­si­den­tes de las Li­gas no re­pre­sen­tan a los so­cios de los clu­bes. De mo­do que, aún sien­do le­gal, hay un de­fec­to de le­gi­ti­ma­ción en la me­di­da. Los clu­bes afec­ta­dos de­bie­ron ser con­vo­ca­dos por­que los in­te­re­ses de las Li­gas no siem­pre coin­ci­den con los in­te­re­ses de ca­da club.
D -­ La de­ci­sión del Con­se­jo im­pli­ca el des­cen­so au­to­má­ti­co de 160 clu­bes, por­que aun­que esos clu­bes si­gan ju­gan­do por un as­cen­so al Fe­de­ral A, aho­ra de­be­rán ga­nar dos tor­ne­os, el de sus Li­gas y el del Tor­neo Fe­de­ral Re­gio­nal Ama­teur.
E -­ Se ha di­cho que el Tor­neo Re­gio­nal no mo­di­fi­ca na­da por­que tie­ne cua­tro as­cen­sos, igual que an­tes; la di­fe­ren­cia es que en el Tor­neo Fe­de­ral B ha­bía 160 equi­pos, con lo cual as­cen­día 1 ca­da 40 (que ya era una re­la­ción muy po­bre). Aho­ra se­rán un má­xi­mo de 284 clu­bes; quie­re de­cir que ha­brá 1 as­cen­so ca­da 71 equi­pos. La di­vi­sio­nal “C”, equi­pa­ra­ble a es­tos clu­bes del in­te­rior, tie­ne 1 as­cen­so ca­da 10 equi­pos y su tor­neo es anual y re­ci­be di­ne­ro de la AFA, que los ayu­da a com­pe­tir. Ade­más es pro­fe­sio­nal.
F -­ El nue­vo tor­neo es una ré­pli­ca del Tor­neo Fe­de­ral C que abar­ca­rá unos cua­tro me­ses. Si em­pie­za en ene­ro, fi­na­li­za­rá a fi­nes de ma­yo o prin­ci­pios de ju­nio. Du­ran­te ese tiem­po ha­brá equi­pos com­pi­tien­do en sus Li­gas y en el Tor­neo Re­gio­nal. Los dos de má­xi­ma im­por­tan­cia: el Re­gio­nal pa­ra un as­cen­so al Fe­de­ral A y el Tor­neo de Li­ga pa­ra cla­si­fi­car al Re­gio­nal del año si­guien­te. Es de­cir, su­per­po­nen dos com­pe­ten­cias que tie­nen in­ci­den­cia en la cla­si­fi­ca­ción a los tor­ne­os su­pe­rio­res or­ga­ni­za­dos por el Con­se­jo Fe­de­ral ¿Có­mo se ha­ce pa­ra que un club pue­da ser com­pe­ti­ti­vo en dos tor­ne­os a la vez?
G -­ Ade­más, obli­ga a los clu­bes que cla­si­fi­quen al Tor­neo Re­gio­nal a com­pe­tir to­do el año, sin des­can­so. Co­mien­zan la Li­ga en mar­zo, jue­gan has­ta di­ciem­bre y si­guen en­tre­nan­do por­que en ene­ro co­mien­za el Re­gio­nal; y aún cuan­do se­an eli­mi­na­dos en la zo­na de gru­pos, an­tes de ter­mi­nar ese tor­neo ya es­tán ju­gan­do el si­guien­te tor­neo de Li­ga, y así su­ce­si­va­men­te, año a año ¿Es ra­cio­nal com­pe­tir sin des­can­so? ¿Be­ne­fi­cia eco­nó­mi­ca­men­te a los clu­bes?
H -­ La me­jo­ra de la com­pe­ten­cia que ha im­ple­men­ta­do el Con­se­jo Fe­de­ral se ha ido for­ta­le­cien­do des­de la cre­a­ción del Ar­gen­ti­no A en el año 1995, con la par­ti­ci­pa­ción de 24 equi­pos. 10 años des­pués se creó el Ar­gen­ti­no B con la par­ti­ci­pa­ción de 36 equi­pos. Si su­ma­mos los 9 equi­pos que com­pe­tí­an en el Tor­neo de la B Na­cio­nal en el año 2005, te­ní­a­mos en ese mo­men­to 69 equi­pos en las tres ca­te­go­rí­as. Pa­ra con­ti­nuar en ese ca­mi­no, lo na­tu­ral se­ría que en la ac­tua­li­dad ha­ya ma­yor can­ti­dad y ca­li­dad en la par­ti­ci­pa­ción de los clu­bes re­gi­dos por el Con­se­jo Fe­de­ral.
I -­ Hay unos 3.500 clu­bes en el in­te­rior, apro­xi­ma­da­men­te. Con se­me­jan­te can­ti­dad, es sen­sa­to pre­ten­der que ha­ya un nú­me­ro ra­zo­na­ble de equi­pos par­ti­ci­pan­do en los tor­ne­os na­cio­na­les. Sin em­bar­go, con la re­es­truc­tu­ra­ción, ha­brá só­lo 32 equi­pos en un tor­neo anual or­ga­ni­za­do por el Con­se­jo, el Fe­de­ral A. Si el for­ma­to de los tor­ne­os en el in­te­rior se igua­la o es si­mi­lar al de los tor­ne­os de la Me­tro­po­li­ta­na, la par­ti­ci­pa­ción de los clu­bes del in­te­rior es mí­ni­ma (los clu­bes di­rec­ta­men­te afi­lia­dos son muy po­cos). In­clu­so hay una di­fe­ren­cia en la can­ti­dad de ha­bi­tan­tes, ya que en el in­te­rior del pa­ís vi­ven unos cua­tro mi­llo­nes de per­so­nas más que en la Ca­pi­tal y Gran Bue­nos Ai­res. Por lo tan­to, el Fe­de­ral A, que es el es­ca­lón de­ba­jo de la pro­yec­ta­da Pri­me­ra A Na­cio­nal, de­be es­tar con­for­ma­do por una can­ti­dad bas­tan­te ma­yor que los 32 ac­tua­les (si es que se eli­mi­na el Fe­de­ral B).
J -­ Es na­tu­ral que el Con­se­jo Fe­de­ral con­tem­ple la pro­ble­má­ti­ca de las Li­gas, aún cuan­do la re­a­li­dad de ca­da una de ellas es ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­ta y dis­par, de mo­do que es di­fí­cil ge­ne­ra­li­zar cuan­do se exa­mi­na la pro­ble­má­ti­ca de ca­da una de ellas. La exis­ten­cia de los clu­bes en un tor­neo fe­de­ral no ne­ce­sa­ria­men­te es el ori­gen del de­bi­li­ta­mien­to de una de­ter­mi­na­da Li­ga, aun­que pue­de o po­dría ser­lo en otros ca­sos. Es le­gí­ti­mo, en­ton­ces, que el Con­se­jo to­me me­di­das pa­ra ayu­dar­las; aun­que ello no de­be­ría ge­ne­rar di­fi­cul­ta­des o per­jui­cios de otro or­den.
K -­ Si la idea de man­te­ner so­lo 32 equi­pos en el Fe­de­ral A se de­be a la pre­ten­sión de “je­rar­qui­zar la ca­te­go­rí­a”, jun­tar a cien­tos de equi­pos en el nue­vo Tor­neo Fe­de­ral Re­gio­nal Ama­teur (an­tes Fe­de­ra­les B y C) su­po­ne, en­ton­ces, lo con­tra­rio. Lo mis­mo de­be­ría de­cir­se de un Tor­neo de B Na­cio­nal que pa­sa de 25 a 40 equi­pos. An­tes bien se tra­ta de te­ner tor­ne­os que re­la­cio­nen la can­ti­dad de clu­bes so­bre los que se le­gis­la.

foto

L -­ Hay mu­chas ins­ti­tu­cio­nes con es­truc­tu­ras de­por­ti­vas fuer­tes y bien or­ga­ni­za­das, ubi­ca­das en Li­gas don­de por po­bla­ción o de­sa­rro­llo de­por­ti­vo no hay una com­pe­ti­ti­vi­dad acor­de a las po­si­bi­li­da­des de esos clu­bes. El Fe­de­ral B les ofre­ce una com­pe­ten­cia que los ayu­da a man­te­ner­se y a cre­cer. Al de­sa­pa­re­cer esa com­pe­ten­cia, el ni­vel de exi­gen­cia es me­nor, los pre­su­pues­tos y los re­cur­sos de­cre­cen y po­co a po­co el ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad tam­bién de­cre­ce.
M -­ El Tor­neo Fe­de­ral B per­mi­te que to­dos los ju­ga­do­res des­ta­ca­dos de ca­da Li­ga y los que no en­con­tra­ron lu­gar en ca­te­go­rí­as su­pe­rio­res pue­dan com­pe­tir a un buen ni­vel y ser ob­ser­va­dos por clu­bes me­jor ca­te­go­ri­za­dos. De ese mo­do pue­den as­pi­rar a una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal (o re­cu­pe­rar la que tu­vie­ron). Y ex­cep­to en Li­gas muy fuer­tes y de ciu­da­des gran­des, no hay pro­ba­bi­li­dad de que un ju­ga­dor sea ob­ser­va­do y con­tra­ta­do por clu­bes pro­fe­sio­na­les. Mi con­di­ción de en­tre­na­dor con­fir­ma esa hi­pó­te­sis, ya que no hay se­gu­ri­dad de que un ju­ga­dor des­ta­ca­do en una li­ga pue­da ju­gar en un Fe­de­ral A, por lo tan­to es di­fí­cil que un club o en­tre­na­dor arries­gue y lo con­tra­te. En cam­bio, si la dis­tan­cia com­pe­ti­ti­va es me­nor, la pro­ba­bi­li­dad de que eso su­ce­da es ma­yor.
N -­ Los ju­ga­do­res de fút­bol, co­mo los pia­nis­tas, los mé­di­cos, los me­cá­ni­cos o los pi­lo­tos de avión, cre­cen de acuer­do a las ex­pe­rien­cias que vi­ven con el tiem­po. Pe­ro no cual­quier ex­pe­rien­cia. La di­fi­cul­tad de la com­pe­ten­cia que le to­ca afron­tar es lo que ha­ce cre­cer a un ju­ga­dor; aque­lla que po­ne a prue­ba y de­sa­fía sus con­di­cio­nes; un equi­po o un ju­ga­dor me­ti­do en una com­pe­ten­cia me­nor, no cre­ce, no me­jo­ra, se es­tan­ca. Y eso es lo que ocu­rre si sal­te­a­mos la po­si­bi­li­dad de una com­pe­ten­cia co­mo el Tor­neo Fe­de­ral B.
O -­ Los dí­as y el tiem­po de­di­ca­do al en­tre­na­mien­to son otro de los fac­to­res de cre­ci­mien­to que fa­vo­re­cen a los ju­ga­do­res. En las Li­gas, ese tiem­po uti­li­za­do pa­ra per­fec­cio­nar el ta­len­to se ve mu­chas ve­ces cer­ce­na­do por la ne­ce­si­dad que tie­nen al­gu­nos de los ju­ga­do­res de ca­da plan­tel de te­ner otros tra­ba­jos con lo cual sol­ven­tar sus ne­ce­si­da­des de su­per­vi­ven­cia. En­ton­ces se en­tre­na muy tar­de a la no­che o al me­dio­dí­a. Eso li­mi­ta la exi­gen­cia de los ju­ga­do­res que le­gí­ti­ma­men­te pue­den cre­cer. El Tor­neo Fe­de­ral B per­mi­te a mu­chos clu­bes de los que par­ti­ci­pan, or­ga­ni­zar una es­truc­tu­ra y una lo­gís­ti­ca más pro­fe­sio­na­li­za­da que evi­den­te­men­te ayu­da a la me­jo­ra de los ju­ga­do­res.
P -­ Cuan­do se dis­mi­nu­ye la ca­li­dad de los tor­ne­os, tam­bién de­cre­ce la com­pe­ti­ti­vi­dad y acom­pa­ña­do a to­do eso, los pre­su­pues­tos y los re­cur­sos pa­ra afron­tar­los son bas­tan­te me­no­res. Es evi­den­te, en­ton­ces, que el tra­ba­jo de los ju­ga­do­res, en­tre­na­do­res, pro­fes, ár­bi­tros, et­cé­te­ra, se ve os­ten­si­ble­men­te afec­ta­do por es­te re­cor­te en la com­pe­ten­cia.
Q -­ Aho­ra bien, no to­dos los equi­pos que par­ti­ci­pan en el Tor­neo Fe­de­ral B tie­nen la in­fra­es­truc­tu­ra y el de­sa­rro­llo de­por­ti­vo ade­cua­do pa­ra as­pi­rar a ju­gar di­cho tor­ne­o. Es de­cir que hay clu­bes que ne­ce­si­tan y re­quie­ren, pa­ra su cre­ci­mien­to, la exis­ten­cia de un tor­neo que dé lu­gar a un de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble co­mo ins­ti­tu­ción de­por­ti­va y otros que, al con­tra­rio, aún no es­tán en con­di­cio­nes de ha­cer­lo.
R -­ Tal vez sea ex­ce­si­vo que ha­ya 160 equi­pos en un Tor­neo Fe­de­ral B, pe­ro sí es cier­to que en el in­te­rior de­be ha­ber una com­pe­ten­cia más nu­tri­da y más ho­mo­gé­nea de mo­do que una can­ti­dad nu­me­ro­sa de ju­ga­do­res del in­te­rior ten­gan una ofer­ta ade­cua­da con mi­ras a su le­gí­ti­mo de­seo de de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal.
S -­ El ac­tual Tor­neo Fe­de­ral B, tal co­mo es­tá plan­te­a­do, no re­ú­ne las con­di­cio­nes pa­ra que la com­pe­ti­ción sea ho­mo­gé­ne­a, te­nien­do en cuen­ta que al ju­gar­se so­lo du­ran­te cin­co me­ses im­pi­de el de­sa­rro­llo con­ti­nuo y sus­ten­ta­ble de ju­ga­do­res y de equi­pos.
T -­ A su vez, al ha­ber 4 as­cen­sos so­bre 160 par­ti­ci­pan­tes pro­vo­ca que la ins­ti­tu­ción con le­gí­ti­mas as­pi­ra­cio­nes de ju­gar el Fe­de­ral A ten­ga, ob­je­ti­va­men­te, muy ba­jas pro­ba­bi­li­da­des de con­se­guir­lo.
U -­ La de­sa­pa­ri­ción del Tor­neo Fe­de­ral B de­ja un va­cío muy pro­nun­cia­do: de 160 equi­pos, su­ma­dos a los ca­si 40 en el Fe­de­ral A, se pa­sa a so­lo 32 equi­pos en es­te so­lo tor­ne­o. Quie­re de­cir que 200 clu­bes com­pi­tien­do ba­jo la ór­bi­ta ex­clu­si­va del Con­se­jo Fe­de­ral, que­dan so­lo el 15 % de ellos (más allá de los 9 o 10 clu­bes que se su­man a la nue­va Pri­me­ra A Na­cio­nal). El fút­bol or­ga­ni­za­do por el Con­se­jo Fe­de­ral de­be te­ner una com­pe­ten­cia más par­ti­ci­pa­ti­va.
V -­ El tor­neo Fe­de­ral A de­be con­tar con 50 a 60 equi­pos apro­xi­ma­da­men­te (co­mo ocu­rre en Es­pa­ña, por ejem­plo), con lo cual, por un la­do, ha­brá 20 clu­bes a un pa­so de la Su­per­li­ga (los de la Pri­me­ra A Na­cio­nal) y ha­brá otros 50 o 60 en una ca­te­go­ría pro­fe­sio­nal. En la ac­tua­li­dad hay 52 clu­bes: 13 en la B Na­cio­nal y 39 en el Fe­de­ral A.
W -­ A los 26 equi­pos (a­pro­xi­ma­da­men­te) que que­da­rán en el Fe­de­ral A des­pués de los as­cen­sos a la Pri­me­ra A Na­cio­nal, hay que su­mar­le a di­cha ca­te­go­ría a los equi­pos que por mé­ri­to de­por­ti­vo les co­rres­pon­de as­cen­der. En es­te ca­so son los equi­pos cla­si­fi­ca­dos en pri­mer y se­gun­do lu­gar de ca­da una de las zo­nas del Fe­de­ral B de la tem­po­ra­da an­te­rior, es de­cir to­dos los que cla­si­fi­ca­ron a cuar­tos de fi­nal: Cen­tral Nor­te de Sal­ta, Spor­ti­vo Pe­ña­rol de San Juan, San Jor­ge de San­ta Fe, Fe­rro de Ola­va­rrí­a, Pe­lle­gri­ni de Sal­ta, Sar­mien­to de Le­o­nes (Cba), De­por­ti­vo Rin­cón de los Sau­ces de Neu­quén, Güe­mes de San­tia­go del Es­te­ro, Vé­lez de San Ra­món, In­de­pen­dien­te de Chi­vil­coy, et­cé­te­ra, con lo cual su­ma­rí­a­mos a 54 equi­pos. A par­tir de allí se po­drí­an su­mar 8 de los equi­pos que ter­mi­na­ron ter­ce­ros en ca­da una de las 16 zo­nas (ha­cien­do una eli­mi­na­ción di­rec­ta en­tre ellos). De esa ma­ne­ra se res­pe­ta el de­re­cho a as­cen­der por mé­ri­to de­por­ti­vo.
X -­ Al su­mar más equi­pos al Fe­de­ral A, se ins­tru­men­ta­ría el tor­neo con 8 des­cen­sos, de mo­do que el Tor­neo Fe­de­ral Re­gio­nal Ama­teur ten­dría 8 as­cen­sos. En es­ta tem­po­ra­da 2018, por úni­ca vez y pa­ra no co­ar­tar el de­re­cho de los equi­pos del ac­tual Fe­de­ral B, se ju­ga­ría el tor­neo con un for­ma­to si­mi­lar al que se pro­po­ne pa­ra el Tor­neo Re­gio­nal Fe­de­ral Ama­teur y otor­ga­ría 4 as­cen­sos pa­ra el Fe­de­ral A del año 2019. Los equi­pos se di­vi­di­rí­an en zo­nas de 4 equi­pos apro­xi­ma­da­men­te (si son 128 equi­pos se ar­man 32 zo­nas de 4, jue­gan to­dos con­tra to­dos, cla­si­fi­can 2 por zo­na y lue­go eli­mi­na­ción di­rec­ta, lo cual su­ma­ría un to­tal de 12 fe­chas, co­men­za­ría en sep­tiem­bre y cul­mi­na­ría en di­ciem­bre).
Y -­ En la tem­po­ra­da 2019 se co­men­za­ría a ju­gar el Tor­neo Re­gio­nal Fe­de­ral Ama­teur que por úni­ca vez otor­ga­ría 4 as­cen­sos. En la tem­po­ra­da 2020 pa­sa­ría a otor­gar 8 as­cen­sos (por­que ya no ha­bría Tor­neo Fe­de­ral B). El nue­vo Tor­neo Re­gio­nal Fe­de­ral Ama­teur de­be­ría te­ner una pri­me­ra ins­tan­cia de zo­nas de no más de 4 equi­pos y no más de 256 clu­bes; de esa ma­ne­ra, si cla­si­fi­can dos equi­pos por zo­na que­dan 128 clu­bes que se di­vi­den por los 8 as­cen­sos que otor­ga el tor­ne­o. Así que­da­rí­an 8 lla­ves de 16 equi­pos (cuar­tos de fi­nal, se­mi­fi­nal y fi­nal). El tor­neo ten­dría 12 fe­chas y co­men­za­ría a mi­tad de ene­ro, con lo cual a fi­nes de mar­zo fi­na­li­za­rí­a. Los tiem­pos da­rí­an pa­ra que las Li­gas ten­gan to­do el año sin otra com­pe­ten­cia que no sea la de su pro­pio tor­ne­o.
Los pe­o­res de­sas­tres se pro­du­cen cuan­do na­die che­quea a tiem­po las con­se­cuen­cias de las ide­as pues­tas en mar­cha y cuan­do los he­chos con­cre­tos ter­mi­nan de­sa­pa­re­cien­do por­que to­do de­be in­cli­nar­se an­te la idea que se per­si­gue. Los me­jo­res lí­de­res son pre­ci­sa­men­te aque­llos ca­pa­ces de pa­rar esas di­ná­mi­cas y de rom­per el pri­mer es­la­bón de esa ca­de­na. Con­fie­mos en que así se ha­rá. Con­fie­mos en que Pa­blo To­vig­gi­no y la gen­te que lo acom­pa­ña po­drá se­guir for­ta­le­cien­do a las Li­gas y a su vez re­vi­sar la dis­pu­ta de los tor­ne­os fe­de­ra­les.

Fuente: diario Época.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/futbol/argentino-b/2018/04/03/una-posible-mejora-sin-vencedores-ni-vencidos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE