«

»

Imprimir esta Entrada

La fiesta fue albiceleste en San Antonio

La 60ª edición del clásico sudamericano entre Argentina y Brasil que se realizó ayer en San Antonio quedó en manos del seleccionado albiceleste, que luego del 2-2 en tiempo reglamentario se quedó con el triunfo en los penales por 4-3. De esta manera, el equipo nacional volvió a festejar el Día de la Patria ante los rivales de toda la vida, aunque más allá del resultado, lo importante para los habitantes de San Antonio y Santo Antonio es la integración que se genera entre los vecinos de ambas ciudades. Los hinchas colmaron el predio de la cancha Municipal en un evento que se disfrutó dentro de un marco familiar. Antes del partido entre Argentina y Brasil, los intendentes de las ciudades limítrofes izaron las banderas de ambos países. 

A cruzar la frontera

Ahora, los hermanos brasileños intentarán quedarse con la revancha, que se realizará el 7 de septiembre, cuando se celebre un nuevo aniversario de la independencia del vecino país. Los jugadores de ambos equipos no son estrellas súper profesionales, ni hay millonarios sueldos, son vecinos de ambas localidades fronterizas y juegan por la patria, por la camiseta y por el honor.

 & titulo &

El técnico argentino, al igual que pasó con la selección argentina en México 86, es un doctor, pero en este caso es el doctor del pueblo y el director de hospital de San Antonio, Franco Azula.

Se lo tomaron en serio

Este año, al cumplirse el 60 aniversario del clásico, el compromiso fue mayor. “Antes nos juntábamos el día del partido, pero ahora los dos equipos vienen jugando seguido, ellos juegan torneos regionales y entonces yo hablé con los chicos y resolvimos entrenar juntos dos veces por semana desde hace un mes”, explicó el doctor en la previa al triunfo de ayer por la tarde. La base del equipo nacional se armó con jugadores del Club Hospital, actual bicampeón de la Liga de San Antonio. 

“Nuestra figura es Agustín Álves, ex jugador de Guaraní de Posadas, el resto son todos chicos que tienen sus trabajos, algunos trabajan conmigo en el hospital y entrenamos de noche”, resaltó Azula.

En la frontera, la identidad se potencia y a la vez se mezcla con el extranjero todo el tiempo. Pero cuando se ponen la camiseta de su selección, cada uno de los 23 convocados juega defendiendo su patria, justamente en una fecha tan importante.

“El clásico para nosotros es como un encuentro de amistad, pero siempre existen la rivalidades y las ganas de vencer al clásico rival. Es un clásico distinto, de frontera y tratamos de dar lo mejor para ganar”, comentó Azula sobre lo que significa el duelo.

“Pero una vez que termina el partido y pasan las gastadas volvemos a ser vecinos porque acá todos nos conocemos y somos amigos, la rivalidad termina en la cancha y el que pierde espera más ansioso la revancha”, aclaró Azula.

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/futbol/futbol-misionero/2019/05/26/la-fiesta-fue-albiceleste-en-san-antonio/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>