«

»

Imprimir esta Entrada

Eficacia de campeón

La primera victoria, que se dio en el escritorio, potenció a uno y ahogó a otro. Mitre, que goleó con justicia, se convirtió en el nuevo campeón del torneo Clausura de la Liga Posadeña de Fútbol, más de tres meses después de lo previsto y tres semanas luego de la primera final.
En Rocamora, los dirigidos por José Bernal aprovecharon un inmejorable inicio, aguantaron cuando lo exigió el rival y, a fin de cuentas, se quedaron con el título con el 3 a 0 definitivo.
A La Picada nunca le cerró la herida de haber perdido la ventaja que consiguió en su cancha, no encontró las formas y terminó entregándose a la impotencia de un rival que ayer lo sobrepasó en lo futbolístico.
Matías Fesztein, Adriel Kinyerski (de penal) y Manolo Sánchez Ocaña marcaron los tres goles del auriazul, que hizo justicia en los 90’, olvidó los cuatro goles que le habían convertido en la primera final y se alzó con el título, que llegó tarde pero seguro.

Apenas habían pasado tres minutos cuando Mitre ejecutó bien una jugada preparada, abrió la cancha, cambió de lado desde un córner a favor y encontró a Kinyerski justo en la otra punta. El volante hizo perfecto el envío hasta la cabeza de Fesztein, quien antes había dejado sin pelea a Guarepi y Chávez, saltó en soledad y venció a Hernán Giménez para el 1 a 0.

Festejo a lo grande. Mitre goleó y gritó campeón (Foto El Territorio)

Festejo a lo grande. Mitre goleó y gritó campeón (Foto El Territorio)


El apuro de La Picada por marcar el primero de los dos goles que necesitaba en ese entonces, puso en aprietos más de una vez a Cristian Holzer, quien de arriba mostró falencias en la primera parte, aunque supo recuperarse en la segunda.
El poder ofensivo de la visita, que contó con Alan Almirón y Sosa como referentes de ataque, poco pudo hacer ante las buenas prestaciones de Llorian, Morcillo y la ayuda de Yon Brito, la sorpresa que dio Bernal en el once inicial de Mitre.
Con los de Medina en ataque constante, el conjunto de Rocamora hizo del contraataque su arma de respuesta. Fue Sánchez Ocaña quien habilitó desde su propio campo a Fesztein, que tomó velocidad, se metió al área y buscó el penal que le cometió Millan. La posta la tomó Adriel Kinyerski y, desde los 12 pasos, sentenció la historia.
Quedó todo el segundo tiempo, el cual se jugó siempre en campo local. La Picada buscó una y otra vez, pero entró en el nerviosismo y la pierna fuerte. Mitre, a puro toque y con el último tubo de aire, amplió a tres la ventaja sobre la media hora con gol de Sánchez Ocaña, para luego refugiarse y esperar el pitazo final, que llegó luego de 10 amarillas y dos expulsiones.
Alejandro Sánchez se fue del partido sin saber por qué (el árbitro Lutz lo expulsó por una falta, pero se cobró un lateral) y, un minuto después, Alan Almirón perdió el foco y también se fue a las duchas antes que el resto.

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/futbol/futbol-posadeno/2015/04/09/eficacia-de-campeon/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE