«

»

Imprimir esta Entrada

River fue un local casi encubierto ante Crucero

Los hinchas de River se hicieron sentir en la previa, copando los alrededores del estadio de Sarmiento. También hubo micros que llegaron de Misiones (Foto: Facundo Correa, El Territorio)

Los hinchas de River se hicieron sentir en la previa, copando los alrededores del estadio de Sarmiento. También hubo micros que llegaron de Misiones (Foto: Facundo Correa, El Territorio)

Cuando la capital misionera quedó atrás, el tono riverplatense se hizo más visible, con los micros, las combis y los vehículos particulares. Ese trayecto Posadas-Corrientes dejó en evidencia que la presencia del Millonario cambió el hábito de todos y cruzar el puente General Belgrano e instalarse en Resistencia invitó a saborear el rojo y blanco en cada rincón. Obviamente que el punto más simbólico fue los alrededores del club Sarmiento, con las extensas filas para ingresar al estadio, cuyas puertas demoraron una hora en abrirse.
El alboroto que causó River llevó a vallar el hotel en el cual se hospedó, en el centro de la capital chaqueña, y cuyos simpatizantes hicieron vigilia hasta la partida al estadio.
Ya en las adyacencias a la cancha, el público imaginó lo que podía suceder. Como los niños correntinos –un grupo de cuatro- acompañados del primo mayor que los iba a llevar a la popular rural. Las entradas consiguieron a un valor de 800 cada una porque “demoraron en comprar”. A pesar de ello, los chicos aventuraron con algún movimiento de Mora, Pisculichi o Alario, más allá de que jugaran o no. Luego uno de ellos remató en la conversación: “Te van a preguntar si sos de River, nada más”, en referencia al momento de ingresar.

A metros del ingreso a la popular, estaban sentados sobre el cemento Félix Viera y su esposa Videlvina, ambos de Posadas. Mientras degustaban la tradicional chipa, confiaron que llegaron por sus medios y que siempre van a verlo a Crucero. Consultada sobre qué equipo ganaría, la mujer se excusó: “De chiquita era de River, pero ahora soy socia de Crucero”. A su turno, Félix completó: “Crucero anda mal”.
Mientras los hinchas aguardaban para ingresar, sonaron los clásicos “Boca no existís” y “El que no salta abandonó”. También más de uno se acercó, mientras duraba la espera, a saborear un chori, alguna torta frita o la torta asada, a quince pesos. Un vendedor trataba de convencer a la gente con unos muñecos peculiares hechos con un globo relleno de maicena y harina. “Ese globo miguelito”, vociferaba.
Pero hubo de todo. Desde los chaqueños, que dijeron que sólo importaba River, se mostraron divididos al hablar de Sarmiento y For Ever y también sembraron expectativas medidas sobre el flamante gobernador Peppo.
Como también un papá con su hijo, que debieron regresar y cambiarse la vestimenta riverplatense por obligación de la Policía –claro está, no estaba permitido el público visitante aunque parezca una ironía-. Y la familia de jujeños que hizo varios kilómetros para ver a River y se topó con que no se vendían entradas. Sólo en reventa conseguían una, por ello en poco tiempo debieron pensar un nuevo plan para ver, desde cualquier lugar, al club de sus amores.

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/futbol/primera-division/2015/09/27/river-fue-un-local-casi-encubierto-ante-crucero/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE