«

»

Imprimir esta Entrada

Santo Crucero

Tan necesaria como valiosa. Buscada y merecida fue la victoria que consiguió Crucero del Norte, la esperanza del fútbol misionero, al superar el miércoles por la noche, en Tandil, a Santamarina por 2 a 0. Leandro Martínez de cabeza, cuando finalizaba el primer tiempo y Fernando Márquez en una extraordinaria definición cuando se moría el juego, señalaron los goles del elenco que dirige Pedro Dechat que, de esta manera, suma su primera victoria en condición de visitante, alcanza los 9 puntos y se ubica como único líder del Undecagonal final del torneo Argentino A de Fútbol, que otorga una ascenso a la Primera B Nacional.
Quizás tocados en su orgullo, por los piedrazos que recibió el micro cuando el plantel llegaba al estadio San Martín de Tandil, los jugadores de Crucero saltaron como verdaderas fieras a la cancha. Mostraron un notable despliegue para presionar y no dejar jugar al cerebro Zárate y los de arriba enseguida desnudaron todas las flaquezas defensivas de Celaya, Ocaño y González. Tan importante fue el pressing colectivero que, si el partido solo terminó 1 a 0 en el primer tiempo, fue por la notable tarea del arquero Daniel Bertoya, quien, mientras pudo, sostuvo la andanada de ataques del visitante. A los 21 minutos, un corte de Motta para Juan Cabrera y el posterior centro medido, terminó en el pie de Leandro Martínez, quien la desvió justo y provocó la primera reacción del veterano 1 de Santamarina. A los 35 minutos otra vez lo tuvo Martínez, tras la rápida salida de un tiro libre y el centro al segundo palo que el 9 definió incómodo y la tiró afuera. Y a los 38 minutos, otra vez Bertoya voló para sacar un cabezazo de pique al suelo que se metía en el ángulo, pero el arquero dijo no.
Martínez se tomaba la cabeza, no podía creer las chances desperdiciadas y el fantasma de no poder convertir en el Undecagonal le pesaba hasta que en el minuto 40, un envió desde la izquierda, encontró muy bien posicionado a Martínez quien esta vez cabeceó con máxima precisión y si bien Bertoya la tocó, no pudo evitar que se metiera en el fondo de la red.
El 1 a 0 le ponía un poco de justicia al juego, por el dominio territorial del colectivero misionero, traducido en las innumerables situaciones de gol. ¿Y Santamarina? Prácticamente nada, salvo un tiro libre de Santos que se fue por arriba y un centro para Abálsamo que Gaona contuvo sin problemas.

Se fue la manija
El team de Rebottaro, candidato a pelear bien arriba cuando empezó el Undecagonal pero que se pinchó en lo anímico ante la salida de su entrenador Forestello (se fue a dirigir Rafaela) sabía que ante Crucero, era la última oportunidad de seguir expectante en la lucha por el ascenso directo. En consecuencia, saltó Gottardi para juntarse con Cristian Zárate en la creación y abastecer más a Michel y el grandote Abálsamo. Sin embargo, los planes se alteraron enseguida cuando Zárate, la manija del equipo, se fue lesionado y la claridad comenzó a oscurecerse lentamente.
Crucero se paró decididamente parado de contra y apostando a la potencia de Márquez para encarar siempre a los tres defensores de Santamarina, mientras que el local se repitió en los pelotazos cruzados que agrandaron a Gaona. Una media vuela del ingresado Agudiak y un remate desde ángulo cerrado de Vega fueron las oportunidades que tuvo el equipo que representa al fútbol de Tandil para igualar, pero siempre chocaron con un seguro arquero de Jardín América.
A los 31 minutos del segundo tiempo, Márquez dio un aviso de lo que se produciría al final, desatando la polémica de la noche. El 10 encaró a gran velocidad y cuando ingresó al área, fue derribado desde atrás en un claro penal que el juez Carlos Córdoba interpretó como “simulación” y amonestó a Cuqui. Pero el 10 iba a tener revancha en el minuto 43 cuando de izquierda al centro metió un gran slalom, dejando defensores en el camino y definiendo con un toque sutil ante la desesperada salida de Bertoya para clavar el 2 a 0 final.
Las dificultades que tienen el Undecagonal es el poco premio en juego, porque los mejores 11 equipos del certamen luchan entre sí por un solo ascenso. En consecuencia, para aspirar a lo máximo, Crucero no pude fallar como local y necesitaba traerse algo desde Tandil. Vuelve a Misiones no solo con los tres puntos, los primeros en condición de visitante, sino que además se instala como único líder con 9 unidades y el lunes, 18 horas, espera por Sportivo Belgrano de San Francisco, rival con el que históricamente nunca perdió.
Si mantiene el nivel de concentración exhibido en Tandil y los delanteros siguen derecho, Crucero irá ante los corobeses por otro peldaño que lo deje un poco más cerca de concretar el sueño.

Fuente: sitio club Crucero del Norte.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/opinion/2012/03/29/santo-crucero/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE