«

Imprimir esta Entrada

Golpe agónico

Rodrigo Lechner se eleva en el área y, sin marca, se pierde una oportunidad increíble. Su cabezazo, cerca (Foto: Sixto Fariña)

Apostaron al error y se olvidaron de jugar. Prefirieron no arriesgar y tratar de conservar el empate. Pero el fútbol siempre tiene algo reservado y por eso Crucero se fue con la victoria de Villa Sarita en la vuelta del clásico moderno de Misiones ante Guaraní.
El premio fue mucho para el Colectivero que propuso poco ante una Franja tímida y sin variantes. Los del Chulo Rivoira festejaron en la 3ª fecha del torneo Federal A porque Roberto Tucker encontró la pelota y la mandó al fondo de la red.
Los de Pena sufrieron su tercera derrota de manera consecutiva y siguen en el último lugar de la tabla de posiciones de la zona 4 sin unidades.

En el arranque se midieron. Juntaron gente en el mediocampo y esperaron el error del rival. Cuando pasó el nerviosismo de los primeros minutos empezaron a aparecer, tímidamente, algunas sociedades.
Claudio Fileppi y Leandro Ferreira buscaron a Alan Almirón, quien fue el más movedizo en el ataque franjeado. Del otro lado, Enzo Bruno intentó juntarse con José Dujaut para generar juego en el Colectivero.
Pero a pesar de esos débiles intentos, tanto Guaraní como Crucero prefirieron esperar y tratar de encontrar el error del rival. Las pelotas paradas fueron las chances más claras en el arranque ante la falta de juego.
Mucha fricción y poca tenencia de ambos lados. Si alguno lograba hacer tres pases seguidos, rápidamente aparecía una pierna del rival para cortar el juego. Fioravanti apenas intercambió un par de pases con Ferreira y del otro lado, Lucas Caballero se dedicó más a marcar que a generar peligro.
El miedo a no perder pudo más. Los dos equipos están acostumbrados a salir jugando y ayer se olvidaron de esa premisa. Prefirieron los pelotazos largos y los cabezazos en la mitad de la cancha.
Barzola tuvo una de las más claras del primer tiempo. Ferreira la tocó suave a la salida de un tiro libre cuando todos esperaban el centro y el defensor no le pudo pegar con potencia para abrir el marcador.
Cuando se estaba terminando la primera mitad Pena pegó el grito y la Franja recuperó, por un instante, la memoria. Abrió la cancha y Barzola esperó el momento justo para darle un pase a Ostrowski, que no llegó a conectar.

Llegó el error
Un pase y un pelotazo. Del fútbol se acordaron poco y nada. De los centrales de un lado a los centrales del otro campo fue la pelota en el arranque del complemento.
Se esperaba que por ser local la Franja impusiera su juego o al menos que arriesgara más que el Colectivero, pero le costó al local. Ferreira y Fileppi se animaron a encarar, pero se chocaron con una defensa dura y bien plantada.
Santiago Sánchez entró para darle más manejo al mediocampo franjeado y logró por momentos juntarse con Ferreira y Fileppi. Con el correr de los minutos a Crucero pareció caerle bien el negocio de esperar y no arriesgar demasiado.
Con poco, con lo mínimo, la Franja fue superior en el segundo tiempo. Tuvo más la pelota, aunque lejos estuvo de incomodar a Argüello, quien tuvo una noche tranquila en Villa Sarita.
Marinucci, de lo más destacado en el Colectivero, tuvo la oportunidad de romper el cero, pero su remate se fue por arriba del travesaño ante la mirada de Vera.
Leandro Ferreira, quien había sido la figura de la Franja en el clásico, se fue lesionado y con él las pocas chances de ver algo de fútbol en la noche de Villa Sarita.
Crucero aprovechó el cambio defensivo de Pena y se adelantó en el terreno a fuerza de pelotas paradas. Pero los envíos al área de Vera terminaron siempre en la cabeza de un rival.
Barzola no llegó a pegarle bien a un centro de Da Silva, luego de una buena jugada entre el juvenil y Fileppi por el sector izquierdo del ataque franjeado.
Pero el error tan esperado llegó. Roberto Tucker saltó solo en el área de Guaraní y la puso contra un palo para hacer estéril la estirada de Vera.
El Colectivero se quedó con el premio mayor y Guaraní, una vez más, con las manos vacías. Realidades diferentes viven los equipos misioneros, que ayer se olvidaron del fútbol y dieron un espectáculo muy pobre en Villa Sarita.

Crucero-Gimnasia y Tiro al final irá el miércoles a las 21
El encuentro entre Crucero y Gimnasia y Tiro de Salta, que en un principio se iba a jugar el próximo miércoles a las 16, finalmente cambió de horario y se disputará ese mismo día pero a partir de las 21, según confirmaron del club de Santa Inés.
Por otra parte, Guaraní viajará hasta Tucumán para visitar desde las 16 a San Jorge de esa provincia. El rival le trae muy buenos recuerdos al equipo franjeado, ya que en el año 2012 Guaraní le ganó al Santo y logró el ascenso al Argentino A.
Además, el mismo día y en el mismo horario, Mandiyú recibirá la visita de Sportivo Patria y Sarmiento hará lo propio ante Altos Hornos Zapla.

Fuente: Diego Vain, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/opinion/2017/10/01/golpe-agonico/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE