«

»

Imprimir esta Entrada

El básquetbol femenino “juega por jugar”

El femenino juega por jugar, lo escuché hace unos días no importa de quien, no voy a hablar de ningún club en particular, sino del básquet femenino en general.
No le faltemos el respeto a las chicas menospreciando su actividad, “juegan mas lento”, “les falta intensidad”, “no tienen precisión” también escuché alguna vez, pero sus deseos tienen la misma intensidad, sus sueños gran velocidad, su agenda una precisión de relojería para coordinar horarios de facultad, trabajo, hijos y poder llegar a entrenar al poco y ridículo horario que “se les da como limosna”, porque el básquet femenino en gran parte de nuestro país nunca tendrá horario central. Muchas veces entrenan “en la canchita de afuera” con piso de cemento y tableros de madera, bajo el sol abrasador de las siestas veraniegas o los helados días de julio “tenemos eso o a partir de las 23,30 pero uds. se hacen cargo de pagar el portero y sólo ocupan la mitad de las luces”, se ha escuchado mas de una vez, pero ellas no se rinden y están, como pueden pero están.

No les faltemos el respeto menospreciando su actividad, jugar x jugar? Lloran con desconsuelo ante un traspié, se emocionan hasta las lágrimas ante un logro, discuten, disputan cada pelota como si fuera la última, van al frente de una manera que la mayoría de las veces se olvidan de divertirse, y cuando termina el partido esperan el próximo domingo como la cita más romántica del mundo entrenando durante la semana, porque esa es otra, no tienen domingos como los demás, porque ese es el único día que hay cancha para jugar.
Ellas también tienen sueños de selección, de mundial, y mientras sueñan amasan pizzas, preparan rellenos de empanadas, o después de 8 horas de facultad, escuela, trabajo o hijos, se pintan su mejor sonrisa y salen a manguear a los comercios locales, porque al haber escasa competencia local, siempre hay que viajar para jugar un partido más.
No les faltemos el respeto menospreciando su actividad, porque ellas sobre sus espaldas mantienen viva una rama que siempre les dio uno y mil motivos para decir “basta, vale la pena?”, pero saben que?, para ellas siempre va a seguir valiendo la pena, no existe la palabra claudicar, y si miramos básquet femenino, y miramos más allá del juego en si, sin duda aprenderemos cosas que nos sorprenderán.
Por eso una vez más, no les faltemos el respeto a las chicas menospreciando su actividad.
Salud y mis respetos a todas las jugadoras de básquet femenino del mundo.

Fuente: gentileza Melisa Birk.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/opinion/2018/05/11/el-basquetbol-femenino-juega-por-jugar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE