«

»

Imprimir esta Entrada

Juegos Mundiales: la escuela de la integración

escuela Josimo Tavares PalmasLa escuela Josimo Tavares debe ser, por estos días, uno de los lugares más concurridos de la ciudad. Ahí están albergadas todas las delegaciones de habla hispana de los Juegos Mundiales de los Pueblos Originarios.
Así, los argentinos comparten el día a día con los paraguayos, uruguayos, panameños, guatemaltecos, bolivianos, peruanos, nicaragüenses, mexicanos y chilenos.
Si bien los horarios de almuerzo y cena son por orden de llegada (en ocasiones se producen largas colas), el salón de comidas tiene capacidad para 150 personas, por lo que cada delegación (con un promedio de 25 personas) debe aguardar su momento. Vale destacar que hay variedad y calidad en comidas, además de jugos y postres en frutas.

Con el correr de los días, algunos integrantes de la delegación nacional, sobre todo los mbya misioneros, establecieron buenas relaciones con sus pares paraguayos, tal vez porque encontraron en el idioma guaraní la mejor excusa para contar chistes, compartir anécdotas y hablar sobre de fútbol, algo que sin dudas los apasiona por igual.
La escuela, ubicada a no más de dos kilómetros del casco urbano, cuenta con 33 salas (las distintas delegaciones están divididas en piezas de entre seis y ocho personas), amplios baños y modernas salas de ducha, una cancha de fútbol, un enorme polideportivo, piscina semiolímpica, parque infantil, biblioteca y espacios verdes bien cuidados. polideportivo escuela Josimo Tavares
Diariamente, aquellos que compiten o realizan juegos demostrativos son trasladados en colectivos especialmente dispuestos por la organización. Por lo general siempre acompaña el resto de la delegación (hay un coordinador), y aquellos que no tienen actividad aprovechan para conocer o acompañar a su colega.

Las elecciones, desapercibidas
En esta ciudad brasileña, a más de 2.500 kilómetros de la tierra colorada (aunque aquí también el suelo tiene su tonalidad rojiza), las elecciones en Argentina pasaron casi de manera desapercibida.
Tanto ayer como el domingo fueron días tranquilos para la delegación argentina que participa en los Primeros Juegos Mundiales Indígenas.
Luego de la actividad del sábado en la Arena (el reducto principal donde se desarrollan la mayor parte de las actividades demostrativas y competitivas), los chicos de las comunidades mbya (Misiones), qom (Chaco), mocovi (Santa Fe), tonocoté (Santiago del Estero) y diaguitas calchaquíes (Tucumán) aprovecharon y disfrutaron el descanso.
Imposibilitados de sufragar (avalados por un permiso), los representantes argentinos de los pueblos originarios no pudieron seguir las elecciones por ningún medio de comunicación (el wifi de la escuela Josimo Tavares funciona aunque con algunos inconvenientes), aunque tampoco se mostraron muy interesados en conocer los resultados.
De hecho, ni siquiera los colegas brasileños presentes en el predio consultaron mucho al respecto.

Fuente: Gustavo Hollmann, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/polideportivo/2015/10/27/juegos-mundiales-la-escuela-de-la-integracion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE