«

»

Imprimir esta Entrada

En nombre del hijo

A mediados de junio, el pastor Eugenio Albrecht perdió a su hijo recién nacido, Danilo. Días después el misionero corrió la 14ª edición del Maratón de la ciudad de Rosario en homenaje a su pequeño.

Albretch lo consensuó con su mujer y ambos decidieron ser parte de la tradicional competencia

Para la estadística quedará que el 28 de junio se corrió la 14ª edición del Maratón Internacional de la Bandera, en la ciudad de Rosario, una de las pruebas más importantes de Argentina sobre la distancia de los 42 kilómetros. Participaron más de 2.600 atletas provenientes de alrededor de 20 países de todo el mundo.

Paralelamente, se corrió una prueba integradora de 8 kilómetros, donde fue de la partida Eugenio Albrecht (39), un obereño aficionado al pedestrismo que apenas días antes había sufrido la pérdida de su pequeño hijo recién nacido, Danilo. Con experiencia en el maratón de 42 kilómetros, este año tenía otros planes ligados a su trabajo como pastor de la Iglesia Luterana. Sin embargo, la vida le presentó una jugada artera.
El 13 de junio nació Danilo y a las 24 horas comenzó a manifestar algunas desmejoras y debió ser internado en el Hospital Samic, para luego ser derivado al Hospital Neonatal de Posadas, donde falleció a los dos días de haber nacido.
“Cuando todo sucedió decidimos viajar a Santa Fe, de donde es Marita, mi esposa. Necesitábamos estar juntos y recuperar fuerzas junto a nuestros hijos. Fue así que sin haberlo imaginado, nos dimos cuenta que estaríamos en Rosario, por tercer año consecutivo, mientras se corría el maratón de la Bandera”, recordó Albrecht.
En diálogo con El Territorio, comentó que charló con varios compañeros del atletismo que lo instaron a participar, pero muchas cosas pasaban por su cabeza. “Tenía ganas de correr en nombre de mi hijo, pero a la vez se mezclaban con la angustia de haberlo perdido”, reconoció.
Por todo lo vivido en las semanas previas tampoco había entrenado para la carrera de 42 y tenía temor de que algo pudiera salir mal. Charló con su compañera, que también corre, y decidieron que lo mejor era participar de la prueba complementaria de 8 kilómetros.
“Me preparé de manera sencilla, espiritualmente pensando en ese momento, en el que por primera vez en mi carrera de atleta, una corrida tendría semejante peso sentimental. Además hice estampar una camiseta con el rostro de mi hijo y esperé el día de la largada”, rememoró.
Al momento de largar, Marita le dijo que lo haga por Danilo: “Me acordé de muchas situaciones. De nuestra ansiedad cuando lo esperábamos, de la panza que crecía, del momento en que nació y, sobre todo, de esas horas de tensión en las que sólo rogábamos que se ponga bien, cuando en realidad cada vez se ponía peor”.
Cruzó la meta con un registro de 38 minutos. “Tal vez podría haber corrido más rápido, pero esa vez eso no importaba; porque ese día, para mí, fue la corrida más triste, pero a la vez la más necesaria de mi historia”, reconoció con la emoción a flor de piel.

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/reportaje/2015/07/07/en-nombre-del-hijo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE