«

»

Imprimir esta Entrada

Jonatan Schunke, el león de 25 de Mayo

Con papá Waldemar y mamá Evoni compartieron los mates. Vive en La Plata con su esposa Rosi (Foto: Marcelo Rodríguez, El Territorio)

Descubrir que a fines de los 60 era más complicado acceder a la información no es novedad. Sin embargo, en la colonia misionera esto se potenciaba respecto de las localidades más pobladas; aunque había salvedades, como lo recuerda Waldemar: “A papá no no le gustaba mucho el fútbol, pero cuando Estudiantes fue campeón del mundo en el 68, no sé de dónde sacó una radio así de grande -gesticuló- y siguió la final cuando le ganó al Manchester”. En esa época, ni Evaldo -el dueño de la radio- ni Waldemar imaginaban que 40 años después el apellido Schunke (a través del nieto e hijo, en ese orden) iba a estar ligado de lleno a Estudiantes de La Plata.
Pero para que Jonatan -el protagonista- sea hoy referente del Pincha el trajín demandó esfuerzo. Desde la escuelita de fútbol de San Martín de 25 de Mayo, los torneos de la Lidai, el año sin jugar en la La Plata (cosas del destino, justo en Estudiantes), la aparición en Brown y el despegue en Guaraní. Sí, porque a partir de su andar en la Franja pasó a ser Jonatan, un marcador central requerido y que con su buen andar en la B Nacional cumplió uno de sus anhelos: jugar en primera división.

Así, a los 25 arribó a Estudiantes, que en ese entonces le ganó la pulseada a Rosario Central (club que incluso tenía una mejor oferta), conquistó su lugar y casi siempre jugó. Y a mediados de 2018 cumplirá seis años en el Pincha, con el que se siente identificado ciento por ciento.
Sobrio, reflexivo, Jonatan y su familia le abrieron las puertas a El Territorio en esta localidad, en una típica tarde veraniega, ocasión en que predominó el aroma a verde, los mates y la mano de Evoni para alguna delicia casera.

En las últimas temporadas se ve a Estudiantes protagonista, ¿por qué en la última etapa no dio más de lo que insinuó? ¿Te queda esa sensación?
A veces sí, creo que por momentos hicimos más de lo que estábamos. Esos equipos -como el del 2014- eran muy buenos, teníamos variantes, (Guido) Carrillo, (Joaquín) Correa y ahora no tenemos esas variantes. Y necesitás de esa gente; cuesta, no es fácil tener a esos jugadores, pero en algún momento sí; aunque en otros hicimos más de lo que podíamos, pero somos competitivos.

Tampoco pueden lograr ese equilibrio de tener una base…
Y no. Los jugadores se te van, pasó con Rusito (Ascacíbar), (Juan) Foyth, andan bien y se te van.

Y en ese mundo Estudiantes, ya con un recorrido importante, ¿en qué lugar estás?
Nooo… una piecita muy chiquita de todo lo que es Estudiantes. Por eso creo que lo que logró fue por eso, por el trabajo, siempre prioriza eso por sobre cualquier otra cosa. Es más importante el todo que las partes, eso es lo que uno tiene que ser en Estudiantes. Uno que aporta un granito de arena para construir.

Pero convengamos que no sos el mismo, tenés que asumir otras responsailidades, ¿o no? Hablamos del presente.
Sí, sí, por los compañeros, la gente afuera también, uno lo siente, lo percibe, lo sabe y lo hago con total naturalidad de asumir responsabilidades, que uno tiene que hacerlo, no se lo puede reclamar a un chico. Marcar un poco el camino como la gente que ha estado antes, por ahí sigue el Chavo (Desábato). Bueno, el trabajo, sacrificio, ser competitivo, pelear, son cosas que en el club son importantes y lo que uno trata de transmitir.

Y en el juego: ¿qué cosas seguís haciendo cuando arrancaste y qué incorporaste?
Considero que he ido evolucionando en el juego. No soy el mismo de hace 12 años atrás, evolucioné en muchísmos aspectos que antes no lo entendía y gracias a los técnicos que tuve. Después hay cosas que uno la trae desde chico: la entrega, ser solidario, no dar la pelota perdida nunca. Evolucioné en todo sentido, por ahí no se nota (risas).

Se nota que tu prioridad es salir jugando al ras y después, buscar la segunda jugada. ¿Hubo un técnico que marcó un poco esa idea?
Creo que Gaby Milito marcó un poco eso, crecí con él. Buscar el pase, intentar, de ver dónde está el espacio y a partir de un buen pase de atrás la jugada se puede generar de otra manera. Obviamente, para hacerlo se necesita de todo el equipo, por eso se trata de un juego en conjunto y siempre que se pueda, uno trata de salir de la fase defensiva a la ofensiva con un pase claro.

Ahora viene otra vez competencia importante, el torneo, la Libertadores. ¿Con qué te conformarías o hacia dónde apuntarías?
Obligadamente la copa tenés que darle importancia, el club y la gente lo viven de manera diferente. Y el torneo es importante porque te da la posibilidad de jugar otra copa. Son dos objetivos muy importantes. Después está en el técnico en cómo maneja las cargas, el cansancio y todo lo que significa jugar una Copa Libertadores. Son todas cosas que están dentro del combo, pero la copa es una debilidad de Estudiantes y la gente. Y se nota.

¿Y el jugador cómo transita esa furia del hincha?
Es hermoso, lo ves, lo percibís. Se transmite otra cosa. Obviamente, con eso no alcanza, después hay que respaldarlo con juego, ser un gran equipo. Ojalá podamos hacer una gran copa y jugar los playoffs.

¿Cómo es (Lucas) Bernardi?
Es un técnico muy exigente, que conoce mucho el juego, dónde puede y nos pueden lastimar. Trabaja muy bien, se adapta a lo que el partido requiere, tiene mucho potencial y se adapta a lo que el partido pide.

¿Proyectás más tiempo en Estudiantes o sólo el presente?
No, el día a día nos puede traer el futuro, tanto en Estudiantes o no. No puedo pensar más lejos de lo que nos toca hoy, tenemos desafíos importantes y es necesario que la cabeza esté puesta en la pretemporada, el partido con Independiente el 29, entonces requiere de toda la atención ahí.

¿Cuál es el mejor equipo del fútbol argentino?
Bueno, Boca no es casual que hace un año es puntero. También creo que Independiente está pasando un buen momento, creo que ha terminado jugando mejor que todos. Es un equipo que tiene buenos jugadores, dinámica, buen juego. Un equipo para sentarse a ver. Creo que los dos equipos son los mejores, pero lo de Independiente fue muy bueno con lo de la Sudamericana.

¿Cómo te llevás con Schunke: figura pública?
La verdad que bien. Siempre lo más importante es el respeto y el respeto de uno hacia los demás. El jugador debe ser cuidadoso, está más expuesto, se muestra y trato siempre de estar tranquilo, en casa, cuando salgo, pero siempre la gente de Estudiantes y Gimnasia se mostró con respeto.

¿Cuál es el eje de las charlas que das con los chicos de inferiores?
Trato de contar mi historia, de lo que me tocó vivir. Ir un año a Estudiantes, no tener pensión, no jugar, volverme… creo que hay chicos que dicen ‘él estuvo acá, se fue, hizo su camino en el ascenso’, y que hoy me puedan ver en Estudiantes, le impacta un poco. Alentarlos a que peleen y luchen por lo que quieran y los que les gusta, es lo que trato de transmitir en líneas generales. Aparte es lo que me gusta.

¿Cómo es tu relación con Dios?
Bien, bien… es mi vida. Siempre ha estado, lo tomo como mi vida, algo que me pertenece y yo pertenezco a ese lugar. Ha sido el sostén de situaciones complejas que solamente uno la sabe, ocupa un lugar especial.

¿Se puede contar alguna?
Más que nada estar solo, el fracaso, por ahí muchos creen que no servís para nada. Todas esas cosas me han hecho buscar la solución ahí. Es la parte esencial, o la sustancia de mi vida. El acercamiento fue paulatino, se trata de conocer, de alimentar. Yo experimento diariamente.

Mencionaste el éxito y el fracaso. ¿Es muy delgada esa línea en el fútbol?
Es delgadísima y uno lo vive. A veces domingo tras domingo, se hace muy cotidiano, está muy arraigado que ‘servís o no servís’. El murmullo se siente cuando el equipo no está bien; en las derrotas ‘estos se tienen que ir’ o cuando ganás ‘estos se tienen que quedar’. Uno lo nota más, por ejemplo, en estos seis meses en los que el equipo fue inconstante.

¿Cómo te llevás con la grieta?
Es un tema delicado, porque como que tenés que estar de un lado o del otro. O de uno son todos buenos y del otro todos malos. No creo que sea así, creo que los medios de comunicación tienen una gran influencia sobre el pensamiento de todos, en lo personal a uno le pasa. Pasa desde el que le toca jugar al fútbol a las noticias, y nosotros como ciudadanos tampoco nos preocupamos mucho por informarmos si el que nos está contando nos dice la verdad o no, o nos cuenta porque le conviene a él o a su jefe. Es un tema delicado, pero somos muy responsables de todo: de no informarnos bien, de no querer buscar y nos conformamos con ver la tele y lo que nos dicen es la verdad. Y muchas veces no es así porque así como ellos, nosotros también tenemos intereses. Y esas cosas por ahí me molestan un poco más.

Sin entrar en una etiqueta, tu forma de ser se acerca más a la igualdad social…
Sin dudas, es lo que la gran mayoría piensa. El tema es qué te cuentan… Pero si a cualquier ciudadano le dicen ‘les vamos a tocar la plata a los jubilados’, cualquiera te dice ‘es una locura’. Pero el tema es cómo te cuentan, pero obviamente estoy a favor de que le saquen a los que más tienen y no a los que menos tienen. Pienso que sería lo más lógico, cualquiera tendría que estar a favor de eso, no tendría que ser el que piensa así es un revolucionario. Siempre a los que se toca es a los que menos tienen porque menos fuerza pueden hacer, total no pasa nada. Pero sí pasa, se vio en 2001. Ojalá las cosas no lleguen a ese punto y podamos pensar en los que menos tienen.

Si en el futuro te ofrecen algún cargo público, ya retirado, ¿lo aceptás?
Tendría que analizarlo, siempre y cuando haya buenos proyectos. O yo tenga la intención de hacer bien las cosas, después, estoy ahí y si no se hacen como creo que tienen que hacer; esto es, haciendo un buen trabajo, apoyando, no recortando a los deportistas olímpicos, obviamente sería lindo ser parte, ayudar a un chico que recién arranca, qué mejor que eso. Después está cómo lidiar con todo lo que requiere estar en política.

¿Te falta ser campeón?
Uhhh, sí. Dios quiera que pueda ser campeón con Estudiantes, sería extraordinario. Sueño todos los días con ser campeón con Estudiantes y en algún momento se va a dar. Espero no me echen (risas), ojalá después quieran seguir contando conmigo en el club. Sería muy lindo. Cuando suceda, va a ser picante, va a ser picante. Estoy muy identificado con el club.

El dato
La dieta que realiza Schunke la prepara una empresa española que trabaja con jugadores en todo el mundo. “Me llevó la Gata Fernández y la dieta consiste en nada de harinas, azúcares y lácteos, más suplementarios”. Se alimenta con ensaladas, verduras, carnes (pollo y pescado), papas, batatas, arroz integral y el desayuno con café, panes de arroz con huevos sin tac. Y los suplementos son vitaminas recuperadoras, proteínas.

Trayectoria: San Martín (25 de Mayo), Brown, Guaraní, Real Arroyo Seco, Almagro, Almirante Brown, Godoy Cruz, Ferro y Estudiantes.

Fuente: Gilberto Pérez, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/reportaje/2018/01/05/jonatan-schunke-el-leon-de-25-de-mayo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE