«

Imprimir esta Entrada

Pasa la posta

 & titulo &
A Viviana, Delia y Karina las une la pasión de estar activas en el agua, la bici y a trote, un ejemplo de perseverancia (Foto: Nicolás Oliynek, El Territorio)

Empoderadas y ejemplares. Así se podría resumir lo que hacen las triatletas misioneras. La multicampeona provincial Viviana Cukla (38) tiene compañía después de mucho tiempo y es producto de sus incansables ganas de que este deporte contagie a sus pares y de a poco el grupo de Súperpoderosas -como se llaman- va en ascenso. Hoy habrá tiempo y lugar para verlas en acción en la fecha nacional que las tendrá como anfitrionas.
En la previa a esta prueba, el mes pasado en la segunda fecha del triatlón misionero, en Candelaria, Viviana se vio rodeada de mujeres, pero su orgullo recayó en que su amiga, Delia Zanella (30), que recorrió a la par el circuito y en el sprint final cruzó primera la línea de llegada con guiño de Viviana.

“Soy competitiva, pero a esta altura ya ganar no es el objetivo… Delia aguantó la exigencia y se ganó pasar primero la línea de llegada. Lo importante hoy es que haya más mujeres y eso se está viendo. Muchas veces competí sola y hoy ver que hay caras nuevas es buenísimo”, dijo entusiasmada la misionera.
En un parate de su entrenamiento diario, que se completa hasta de cuatro horas de alguno de los tres deportes (natación, ciclismo y pedestrismo), Viviana y Delia, acompañadas por Karina Sand, compartieron lo que significa ser triatletas, un deporte tan sacrificado como inspirador. 
“En mi caso nunca pensé que iba a hacer triatlón, siempre entrenada para sentirme bien y la acompañaba a Viviana. Como somos amigas, el momento que más compartimos tiempo es entrenando. Estudio (abogacía) y cuando vamos pedaleando vamos hablando de algunas materias”, se ríe Delia.
Por su parte, Viviana, reconocida tanto en el foro del deporte como en el de abogados, siente que ahora le puede dar la ‘posta’ a su amiga y ya en las largas rutinas de entrenamiento, tiene una ‘socia’. “Fue muy importante la compañía de mi coequiper, son cuatro horas de bici, le sumamos correr y nadar en el río”, compartió Vivi, a lo que Delia agregó: “Yo entrenaba con ella, pero nunca dije ‘quiero hacer un triatlón’, hasta que un día me apuraron, no lo pensé y corrí. Cuando ella me presiona yo aguanto”, añadió divertida Delia.
Delia y Karina son amigas de Cukla, pero hay más mujeres y en cada competencia siempre hay alguna cara nueva que aparece. “Ahora estoy acompañada por varias. Hay que entrenar tres cosas, tener acceso a un club, un profesor y saber nadar, es difícil, pero hay que animarse y hacerlo como desafío personal. No importa el tiempo, la satisfacción que te da poder llegar y haber cumplido las tres etapas, genera una sensación única”.

Mujeres fuertes 
A punto de cumplir 49 años, Karina -que competía en pruebas de aventura- se adentró en este nuevo mundo de los deportes combinados y es generadora de admiración. “El deporte te completa la felicidad en todo sentido. Te pone de buen ánimo y te da compañerismo y una relación de amistad hermosa. Viviana además tiene esa energía que te transmite ese ‘vos podés’; no importa la edad, ni el tiempo. Hay que dedicarle sí horas al entrenamiento, pero alguien que te impulse y te de la energía que tiene ella, no lo hace cualquiera y eso es lo que nos ayuda a nosotras”.
“Es que las mujeres tenemos la facilidad de hacer muchas cosas al mismo tiempo y de no ahogarnos en un vaso de agua. A veces podemos estar cansadas y siempre nos queda un resto para hacer una cosa más”, acotó Viviana.
En este sentido, y en estos tiempos en que la igualdad de género está en plena revolución, estas mujeres dieron su óptica en el marco deportivo.
“Una de las cosas que siempre me pregunté: ‘¿Por qué esa desigualdad?’ Cuando hay premiación en plata, la mujer corre la misma distancia que el hombre y el premio es mayor para ellos”.
Y agregó: “Entiendo que hay más competencia entre los varones, porque hay más competidores, es más exigente y es difícil llegar en un primer lugar, pero no deja de ser meritorio tanto para la mujer como para el hombre. Eso tiene que desarraigarse… hasta las mismas mujeres aceptamos como normales estas cuestiones y tenemos que cambiar. Comparto plenamente todo el ruido que hacen las mujeres por la igualdad de género”, fue contundente la campeona provincial.
Por su parte, Karina señaló que “tengo un marido que me apoya un ciento por ciento y él es un defensor acérrimo de la mujer y siempre me dice: ‘Avisale que vos tenés tal edad’ a los roganizadores en las pruebas. Siempre está defendiéndome y también a las demás mujeres que no las consideran en el momento de la premiación. Hay muchos hombres que están cambiando también su forma de ver las cosas y en ese sentido vamos para adelante”.
Todo ese trabajo continuo, esas ganas de superación diaria y esa amistad fortalecida serán clave para los objetivos marcados por las tres para la jornada de hoy. 
Para Viviana será terminar lo más arriba posible en la general ante rivales fuertes, mientras que para Delia mejorar lo aprendido y saber dónde está posicionada en su estreno nacional. Para Karina, completar una prueba que marcará en su calendario. 
“Voy a contar nuestro secreto, tenemos un apodo: Las Superpoderosas, y nos sentimos así. Esta unión nos permite darnos fuerzas, nos ayudamos entre las tres y lo disfrutamos; creo que la clave de la vida es eso también, ponerse objetivos y disfrutarlos, sea cual sea tu vara y tu edad”, finalizó Karina, en nombre de un tridente unido por una pasión.

Fuente: Roxana Ramírez, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/reportaje/2019/04/07/pasa-la-posta/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE