«

»

Imprimir esta Entrada

De mano en mano

Las lágrimas albicelestes caen sigilosas en el Maracanazinho. Los guerreros se desploman. Una angustiosa derrota ante el siempre vigente Brasil desactivó cualquier tipo de ilusión. Los Juegos Olímpicos llegaron a su fin para la selección argentina de vóley y un meritorio quinto puesto no es suficiente… No para la ‘marea celeste y blanca’, que cumplió con creces desde afuera del rectángulo. Es que Argentina pintaba para algo más, pintaba para podio. Al menos era el destino que se dibujaba en las gradas confiadas.
Todavía no pasó un año desde aquel fatídico 3-1 abajo frente a los que se colgaron la dorada y por suerte, para los conocedores en la materia, Argentina no pasó desapercibida. Las victorias sobre potencias como Rusia y Cuba dejaron buenas impresiones. Por lo menos así lo ve Javier Weber. El referente del deporte nacional llegó a la tierra colorada y se animó a un mano a mano con El Territorio.

El bonaerense de 51 años y actual técnico de Bolívar (reciente campeón de la Liga Nacional) mantiene la compostura en sus palabras. “Vine para dar una clínica en esta fantástica provincia”, inició…y obviamente que detrás llegó un breve análisis: “El vóley en Argentina va progresando año tras año, en lo que respecta a nivel de selección claramente pudimos establecernos entre los ocho mejores del mundo. En cuanto a nivel clubes tenemos equipos que le compiten de igual a igual a cualquiera del mundo, hasta de las mejores ligas. Esto habla claramente del crecimiento; considero que falta todavía, pero vamos en buen camino”, aseguró.
Como jugador, Weber alcanzó la medalla de bronce en Seúl 1988 siendo referente en el armado de juego y como entrenador inició el proyecto en 2009, hoy con frutos a la vista. “Julio Velasco ha continuado el proyecto que yo he dejado. Argentina se sigue manteniendo entre los ocho, pero no entre los cuatro mejores; ojalá pueda dar ese salto de calidad en los próximos cuatro años para poder estar en la elite verdadera del vóley mundial. No es que estemos mal, pero para dar el salto de calidad todavía falta”, señaló.
“No es fácil revertir esto. Llegar entre los ocho es muy difícil, pero después se va achicando el cono y es más difícil competir con países que tienen una infraestructura y un nivel económico mucho más grande que el nuestro, pero yo creo que hay una camada de jugadores interesantes. No sólo la que está hoy, sino la que está por venir. Se está haciendo un buen trabajo, pero faltan detalles, detalles muy importantes en los que se están trabajando para dar el paso. Hay que tener paciencia”, agregó.
Weber dejó un mensaje claro: “Vestir la celeste y blanca es lo más grande que me pasó en la vida y sigue siéndolo, por más que no esté como jugador o entrenador, a la camiseta la tengo tatuada. Es algo que uno la siente especial, diferente… es difícil explicarlo”.
“Por supuesto que estos sentimientos y arraigos se transmiten. La camiseta está por encima de todo y lo demuestran los muchachos que juegan hoy, lo demostraron los de ayer y lo demostrarán los que vienen. Es algo que se transmite y que va a quedar”, puntualizó.

Misiones bajo lupa
La visita de Weber a Misiones no es la primera. Ya estuvo en la tierra colorada enfrentando a Misiones Vóley (equipo desaparecido y que fuera dirigido por Marcelo Silva), y además se consagró con Bolívar de la Copa Mercosur en 2007, la única que se hizo en el país con sedes en Formosa y Puerto Iguazú.
“Me acuerdo que el polideportivo El Zaimán (Posadas) estaba en malas condiciones. Hoy es distinto. Misiones ya cuenta con la estructura (haciendo referencia a las canchas del Centro Provincial de Alto Rendimiento), ahora sólo falta empezar a entrenar”.
“Misiones está empezando a crecer, porque se está trabajando desde las bases y cuando hacés eso y venís a un lugar donde ves 400 pibes que juegan al minivóley y donde se dictan clínicas de capacitación a los profes de educación física, significa que todo va de abajo para arriba. Con el tiempo, a corto o largo plazo, vamos a tener metido a un misionero en el alto rendimiento”, auguró.

Las clínicas
Weber inició ayer el ciclo de clínicas mediante el “Campus Con Tu ídolo”, programa perteneciente al Ministerio de Deportes de la Nación que se cerrará hoy a las 9 en el Cepard con entrada libre y gratuita para jugadores, entrenadores y profesores.
“En el vóley la parte técnica tiene un valor más que importante y enseñarle al chico que pueda tener control de la pelota es sin dudas el objetivo principal que tienen que inculcar los profes. Ésto es un juego muy mecánico, donde los que están aprendiendo necesitan saber, claramente, cuando algo está bien hecho y ahí es donde está la mano de la persona que indica y orienta. También es fundamental divertirse”, remarcó.
Ahora el futuro depende de Misiones y nada más que de Misiones. Weber es un eslabón de aprendizaje y hay que aprovecharlo. Porque la sabiduría va ‘de mano en mano’.

El perfil
-Nacimiento: 6 de enero de 1966 (51 años) en Buenos Aires.
-Altura: 1,80 metros.
-Títulos como jugador en clubes:
*Serie A2 italiana con Centromatic Volley Prato.
*Serie A2 italiana con San Giorgio Mestre Venezia
*Bicampeón con Ulbra de la Superliga de Brasil (1998/99 y 1999/00)
*Copa de Brasil con Unisul 2001/02.
-En la selección:
*Medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Seúl 1988.
*Medalla de oro en los Juegos Panamericanos de 1995.
*Medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de 1991.
*Subcampeón Panamericano 1998.
*Subcampeón Sudamericano 1987, 1991, 1993, 1995 y 1999.

Carlos Javier Weber

Fuente: El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.deportesmisiones.com.ar/voley/2017/05/17/de-mano-en-mano/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE