«

»

Imprimir esta Entrada

Patricia Pacero, una campeona mundial en Iguazú

“El triunfo en el mundial se lo dediqué a mi papá”

Patricia Pacero (28 años) es santiagueña, pero vive desde hace un tiempo en Puerto Iguazú, por cuestiones de trabajo. Hace un par de años logró viajar a Inglaterra, haciendo un gran sacrificio en la parte económica, para poder medirse con los mejores del mundo. Y vaya si lo consiguió.

Patricia se prendió también al cuestionario de Nuevo Diario, para contar su historia.

– ¿Cómo estás llevando esta cuarentena obligatoria?
– En esta cuarentena sigo trabajando por ser oficial de la Policía de Seguridad Aeroportuaria. El que la sufre mucho es mi hijo, Lionel, de apenas 7 meses de vida, por lo que está todo el día encerrado.

– ¿Estás en Santiago, en otro lugar del país, o fuera del país?
– Desde hace dos años que la fuerza me mandó como destino la Unidad Operacional de Seguridad Preventiva de Puerto Iguazú, en Misiones (Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú).

– ¿Crees que las medidas tomadas por el Gobierno nacional fueron las adecuadas?
– En algunas cosas estoy de acuerdo. Aún así este virus parece un enemigo fuerte para todos y lo único que queda es apoyarnos entre todos.

– ¿Qué enseñanza crees que va a dejar esta pandemia mundial? ¿Crees que algo va a cambiar luego de lo que está sucediendo en el mundo?
– Creo que cambiará totalmente tanto en el modo de la higiene, como en lo económico. También las personas comenzarán a valorar más su dinero y trabajo.

– ¿Te estás ejercitando? ¿En qué lugar de la casa realizas los entrenamientos diarios y con qué implementos cuentas?
– En estos momentos se está usando la aplicación Zoom para realizar clases en vivo y hace poco volví a entrenar, ya que fui madre hace unos meses y mediante una cesárea muy complicada.

– ¿Se extrañan las prácticas en los gimnasios y los compañeros?
– Desde que me embaracé extrañaba estar en un piso de goma y patear una bolsa, pero por presentar un embarazo de riesgo (tengo el útero tabicado) debía cuidarme y no hacer esfuerzo. Y cuando ya podía, comenzó la cuarentena y no pude ir a entrenar. Hasta que el mes pasado comenzaron las clases vía Zoom, no es lo mismo que compartir una clase en contacto con tus compañeros en el gimnasio, pero funciona, además de hacer ejercicio para despejarse un poco de todo lo que está pasando en el país y en el mundo.

– De chica, cuando entrenabas en la escuela de taekwondo, ¿te imaginabas que llegarías a competir tan lejos, por ejemplo, en Europa?
– La verdad que nunca me imaginé. Era chica y mi primer objetivo fue llegar a ser cinturón negro. Saben decir que cuando llegas al negro vemos al taekwondo de diferente manera y es muy cierto; desde ese momento me agarró el gusto de viajar y competir, pero de irme tan lejos nunca lo había pensado. Con mucho sacrificio, en 2016 fui al Mundial y al Open Internacional en Inglaterra y fue uno de los torneos más importantes de mi vida.

– ¿Cuál fue la anécdota más risueña que te pasó en una competencia o en algún viaje?
– En todos los viajes siempre te quedas con las anécdotas más graciosas grabadas en tu mente. La que más me acuerdo es cuando, inconscientemente, pedí para merendar matecocido en Inglaterra. Mis compañeros se morían de la risa. Y uno de mis primeros torneos cuando era chiquita, en el año 2000, muchos no tenían protectores de pie y mano para luchar y yo era una de ellas, pero siempre algún compañero te prestaba y el que me dieron era un talle enorme, que cuando entré al área, mi papá me dijo que parecía uno de esos payasos que usan zapatos grandes, ni caminar podía.

– Si tendrías que elegir un triunfo, el que más satisfacciones te dio ¿cuál sería?
– Tengo dos triunfos de los que aún no caigo que fui yo quien ganó y subió al podio. Una en 2016 en el Open Internacional de Inglaterra, donde obtuve el primer puesto en forma III Dan y primera en lucha hasta 50 kg; además de que ese viaje fue una locura, ya que hubo mucho sacrificio de por medio en el sentido económico y físico. Le dediqué ese triunfo a mi padre difunto, quien fue el que me llevó y me acompañó a lo largo de esta vida en el arte marcial y además era uno de los que confiaba plenamente de que iba a llegar lejos. Y el otro triunfo fue en 2018, cuando logré consagrarme subcampeona en el Mundial de Argentina, en Tecnópolis, Buenos Aires, en la categoría de Forma IV Dan femenino adultas. Hasta el día de hoy no asimilo que tengo este título tan importante. Fue duro, además, porque en el año 2017 me recibí de oficial de la PSA y en 2018 me dieron el destino Puerto Iguazú, Misiones, y fue difícil entrenar lejos de mi maestro Juan Bernasconi y de mis compañeros. Sí entrenaba aquí, pero no era lo mismo. Extrañaba un montón, es más, aún extraño mi querida provincia.

– ¿Crees que ustedes los deportistas, además del aspecto físico, deberían trabajar también en lo psicológico en este tiempo de cuarentena?
– Como lo dije anteriormente, entrenar te despeja la mente y ahora debemos adaptarnos a la tecnología y hacerlo mediante videoconferencia, que no es lo mismo, pero funciona.

– ¿Cómo y cuánto te perjudica este parate obligatorio? ¿Qué planes u objetivos tenías para este 2020?
– A mí no me perjudicó mucho por el solo hecho de que aún estoy trabajando, pero sí voy con un poco de miedo por el bienestar de mi familia, y me da mucha pena mi hijo tan chiquito y verlo sufrir el encierro. Este año mi objetivo era volver de a poco a entrenar y tratar de volver a casi al mismo estado de antes de embarazarme, porque en 2021 iba hacer el Mundial en Holanda, pero por todo esto de la pandemia se trasladó para el año 2022. Aún tengo tiempo para regresar al ruedo. Otro objetivo personal era festejar el cumpleaños de un año de mi hijo, que es el 30 de septiembre, pero en Santiago del Estero, y esperemos que termine pronto todo esto y pueda ir a mi provincia, porque extraño a toda mi familia.

– ¿Crees que el taekwondo, al ser un deporte en el que hay muchos roces, tardará más que otros deportes, como el atletismo o ciclismo, en regresar?
– La verdad que la mayoría de los deportes que tengan algún tipo de contacto con otra persona o que junten demasiada gente van a demorar en habilitarse, aun así, si se toman las medidas correspondientes sí, porque además hay compañeros que viven solamente de enseñar este arte y todo este parate los está perjudicado económicamente.

Fuente: Nuevo Diario.

Enlace permanente a este artículo: https://www.deportesmisiones.com.ar/artes-marciales/2020/05/23/patricia-pacero-una-campeona-mundial-en-iguazu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>