«

»

Imprimir esta Entrada

Mariana Boni, navegando en la tormenta

Ante la emergencia sanitaria de dengue y coronavirus, la navegante apostoleña Mariana Boni se tuvo que bajar de la butaca derecha y calzarse el barbijo para ser una de las profesionales de la salud que se prepara para enfrentar a la pandemia.
Mariana es navegante de rally y lleva 24 carreras en la butaca derecha junto a su padre José; hace un año se recibió enfermera y empezó a trabajar en el Hospital Escuela de Agudos Doctor Ramón Madariaga, de Posadas.
“Cuando me recibí, nunca esperaba estar viviendo algo así tan pronto, veo las noticias y da escalofríos, los aplausos del jueves fueron muy emotivos para todos los profesionales de salud que están trabajando acá”, explicó la apostoleña.

Además de enfermera, Mariana es mamá y sus preocupaciones son diarias. “Nos vamos a trabajar tristes por toda esta situación, tenemos miedo, porque tenemos una familia que nos espera, lo único que queremos es que la gente haga caso, que se queden encerrados, que se tomen en serio todo esto y así lo frenemos entre todos, es una situación difícil y triste”, resaltó.
Sobre cómo encara el día a día, afirmó: “Nos estamos preparando de a poco para afrontar lo que se viene. Si no se cumple con la cuarentena, sabemos que va a llegar”.

“Se extraña el rally”

Apasionada por el rally, Mariana debutó en el campeonato misionero en el 2013, navegando a su padre José Boni sobre el Fiat Duna, en la Clase 1.
Después corrió en la Clase N6 y el Grupo A, siempre acompañando a su padre. Este año, por la emergencia sanitaria, el campeonato Misionero de Rally no pudo arrancar.
La postergación del rally de Tres Capones hizo que la familia Boni tenga más tiempo para terminar la recuperación y puesta a punto del Fiat Regatta 2.0, ex Carlos Malarczuk, para participar en el Grupo A.
“Se extraña mucho el rally, pero ya habrá tiempo para correr, lo importante ahora es que nos cuidemos entre todos y que se queden en la casa, para evitar contagios”, afirmó.

Comprometidos

Boni no es la única persona del ambiente automovilístico involucrada en la emergencia sanitaria.
En los últimos días Carlos Morales, presidente del Automóvil Club Oberá (ACO), se integró al comité de crisis en su ciudad y puso a disposición el predio del autódromo de Oberá para que el Ejercito pueda desplegarse en la zona centro de la provincia.
La misma decisión tomó el Automóvil Club Misiones al poner a disposición el autódromo Rosamonte de Posadas para lo que el gobierno provincial disponga.
Además, el presidente de la Federación Misionera de Automovilismo Deportivo (Femad) Oscar Mieres, integra el comité de crisis en la ciudad de Apóstoles como parte del Automóvil Club Apóstoles, y forma parte del Ejercito Argentino, que permanentemente está colaborando en los operativos de descacharrizados en la lucha contra el dengue en la Capital Nacional de la Yerba Mate.
Fuente: Pablo Lizarraga, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: https://www.deportesmisiones.com.ar/automovilismo/automovilismo-misionero/2020/03/22/mariana-boni-navegando-en-la-tormenta/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>