«

»

Imprimir esta Entrada

Un amante del básquetbol que trasciende el tiempo

José “Pepe” Bertrán nació en el barrio de Villa Luro, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 8 de abril de 1919, y el pasado lunes cumpliría 100 años. Falleció el 26 de junio de 1988, mientras se dirigía a una de las tribunas del estadio de Bartolomé Mitre para un encuentro entre el equipo de sus amores -los auriazules- y Guaraní Antonio Franco, el clásico posadeño de fútbol.

Bertrán fue uno de los más destacados directivos que tuvo el deporte misionero, en especial el básquetbol. Desde que llegó a Misiones en 1941, ya tuvo activa participación en los distintos eventos, como haber integrado la delegación misionera que participó por primera vez en un Campeonato Argentino de Básquetbol, en San Luis en 1943.

Tuvo un rol protagónico en el grupo de dirigentes que en la década del ‘40 y ‘50, impulsó y consolidó la práctica del básquetbol en la provincia, siendo presidente de la Federación Misionera desde 1961 a 1972.

Previamente, desde mediados del ‘50 hasta 1960 fue presidente del club Bartolomé Mitre, ocupando además representaciones en la Liga Posadeña de Fútbol, y formó parte del grupo de dirigentes encabezados por Atilio Errecaborde, que impulsaron el turf en Posadas, concretándose en la década del ‘60, con el recordado hipódromo General Manuel Belgrano en Villa Lanús.

Un gran gestor

Pero “Pepe” Bertrán trascendió más, al tener una destacada actuación en la construcción del anfiteatro “Manuel Antonio Ramírez”, ante la necesidad de contar con la infraestructura deportiva acorde para la realización del Campeonato Argentino de Básquetbol en 1962, que además sirvió de escenario de grandes eventos deportivos y folclóricos, y hoy es un orgullo de todos los misioneros.

En esa época, el gobernador César Napoleón Ayrault decidió encarar en tiempo récord la ejecución de la obra, con Bertrán desde la Federación y Aldo Contristano desde el Instituto Provincial de la Vivienda.

Bajo su presidencia, el básquetbol misionero vivió la etapa más gloriosa entre 1966 y 1968, contando como colaboradores a Ángel Vivanco, Andrés Dalmau, Juan Cayetano Pernigotti, Teófilo Horrisberger, Rodio Olmedo, Jorge Yamaguchi, Magán López, José Quetglas y Raimundo Damasceno Lópes, además de contar en esa época con jugadores de la talla de Ernesto “Finito” Gehrmann, Manuel Humberto “Tupi” Varela, Arnaldo Vera, Carlos Rattier, Rolando Sfeir, Armindo Saucedo y Carlos Tarragó, además de otros nombres y juveniles que alternaron esos equipos y elevaron la bandera de Misiones en el reconocimiento nacional.

Estuvo un tiempo alejado del deporte, pues integró la Cámara de Comercio de Posadas y la Confederación Económica de Misiones, ejerciendo la presidencia de la CEM e integró desde su gestación la CAME.

Pero en 1984, se hizo cargo del Comité Organizador del Campeonato Argentino de Básquetbol que se realizó en Posadas y Oberá, encabezando nuevamente el proyecto de remodelar el Complejo Deportivo El Zaimán, un escenario cubierto que después utilizó Luz y Fuerza en la Liga Nacional de Básquetbol.

En ese entonces, contó con el decidido apoyo del entonces gobernador Ricardo Barrios Arrechea, recibiendo una emotiva distinción como “Benemérito del Básquetbol Argentino”, por parte de las máximas autoridades de la Confederación Argentina de ese deporte.

Fuente: Primera Edición.


Enlace permanente a este artículo: https://www.deportesmisiones.com.ar/basquetbol/basquetbol-provincial/2019/04/13/un-amante-del-basquetbol-que-ya-trasciende-el-tiempo/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>