«

»

Imprimir esta Entrada

Eduardo Elgart medalla de bronce en el Mundial

Las incontables horas de viaje que separan a Posadas de Bardejov (Eslovaquia) fueron el primer escollo que debió sortear Eduardo Elgart en su aventura hacia el Mundial de powerlifting, que se llevó a cabo hace unos días en la mencionada ciudad europea.
Al cansador viaje se agregó la diferencia horaria, esa que generalmente suele alterar el “reloj biológico” de cada atleta.
Sin embargo, el misionero dejó en claro que tanto sacrificio valió la pena y se subió al podio para colgarse con todo orgullo la medalla de bronce, convirtiéndose en uno de los mejores “tiradores” del mundo, en una cita que reunió a representantes de veintiseis países.
Junto a su entrenador, Rodolfo “Fito” Villalba, Eduardo vivió una gran experiencia en el “Viejo Continente”, tanto en el plano deportivo, como dentro de lo social y cultural, teniendo en cuenta que por casi diez días debió adaptarse a nuevas costumbres (horarias y alimenticias), algo que quedará marcado para siempre en su carrera de atleta.
De regreso a Posadas y con la “satisfacción del deber cumplido”, el musculoso deportista comentó la experiencia que vivió en Europa, como así también cuáles son sus expectativas en lo inmediato y a largo plazo dentro del power lifting.
“La verdad que, como misionero, me llena de orgullo el hecho de haber ido a competir tan lejos. Es algo que me pone muy contento, sobre todo por el resultado alcanzado”.
Sobre la experiencia de haber enfrentado a destacados rivales, el representante argentino sostuvo: “No fue nada fácil. En un primer momento uno siento un poco de miedo, pero gracias a que fui con mi profesor (Rodolfo Villalba) me sentí más seguro. Él me alentaba constantemente, me ayudaba y gracias a su apoyo pudimos lograr esto.
Es importante destacar que en la categoría de Eduardo fueron nueve los competidores, razón por la cual cobra mayor trascendencia el lugar que alcanzó.

Mucha más “adrenalina”
Desde que se inició en la práctica de esta disciplina, Eduardo Elgart recorrió diversos escenarios, tanto provinciales como nacionales.
Al hacer una comparación con el mundial, no dudó en afirmar: “La diferencia está en la adrenalina, cambia mucho la forma de competir por muchos factores. Uno es el idioma, algunos hablaban checo, otros inglés y castellano nadie. Gracias a Dios fuimos con el presidente de la Federación Argentina (él también compitió y fuimos los dos únicos que representamos al país) y el hablaba inglés y gracias a eso nos pudimos defender bastante”.
Sobre cuál fue su impresión sobre la competencia en sí, Eduardo confió: “Lo que más me llamó la atención es que uno va con la esperanza de hacer un buen papel. Pero cuando estás ahí, ves que tus tiradas están al mismo nivel de todos, que se puede pensar en ganar, en llegar al primer lugar. Estás ahí, a un puntito y se puede lograr”.

El “padre de la criatura”
Vale destacar que en esto que afirma Eduardo, mucho tiene que ver el trabajo llevado a cabo por su entrenador, “Fito” Villalba, en el Gladiador Gym.
El responsable de la preparación física del flamante medalla de bronce explicó: “Desde afuera, apoyando y ayudando a Eduardo, lo que veía es que todos arrancaban con la misma cantidad de kilos, algunos quizás con un poco más. Pero cometían muchos errores en los arranques y eso fue algo que no favoreció, porque todas las tiradas de él fueron perfectas. Nosotros tratamos de aprovechar eso, que los errores de los demás nos sirva para nuestro trabajo. Tratamos de cuidar que no se lesione y tampoco llegar a la fuerza máxima y que no pueda con los kilos. Gracias a Dios la peleó muy bien y pudimos llegar al tercer puesto. A nivel mundial el power lifting es muy exigente, hay muchos competidores y muy buenos, incluso gente que hace “Strongworld” (el más fuerte del mundo) y tiene mucha experiencia. Y estar metido entre toda esa gente a uno le sirve muchísimo. Se gana en experiencia, en amistades y justamente muchos quieren venir al Mundial 2014 que se hará acá en Puerto Iguazú. Esperan que el torneo sea mejor que el que se hizo en Eslovaquia, así que vamos a tratar de sorprenderlos nosotros acá”.

Los próximos objetivos
Con el incentivo que significa el tercer puesto conseguido en Eslovaquia, Eduardo Elgart apunta todos sus cañones al Mundial de 2014, donde será local y saldrá a buscar el primer puesto en Puerto Iguazú.
“Vamos a poner lo mejor de nosotros para poder conseguir el resultado que esperamos y también vamos a alentar a otros chicos de acá de Misiones, que si tienen la posibilidad de ingresar al Mundial, lo hagan”.
Vale destacar que Eduardo Elgart fue el primero en competir a nivel nacional, tanto en banco como en potencia. Asimismo, fue el primer misionero en llegar a un Mundial, por lo que fue abriendo puertas a los demás con sus muy buenas actuaciones”.
Tanto Eduardo como Rodolfo agradecieron a todos los que apoyaron en esta aventura mundialista, entre ellos Dante Pigerl y el profesor Rafael Larraburu, quien les insistió a que participarán.
Llegar a Eslovaquia no fue nada sencillo, sobre todo por el factor económico (Eduardo debió vender una moto para solventar los gastos de traslado), pero el esfuerzo tuvo su recompensa. El misionero tiró 217 kilos en el banco y se quedó con la medalla de bronce.

Fuente: Primera Edición.

Enlace permanente a este artículo: https://www.deportesmisiones.com.ar/destacados/2012/10/01/eduardo-elgart-medalla-de-bronce-en-el-mundial/

1 ping

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>