«

»

Imprimir esta Entrada

Quedó atado de pies y manos

Crucero no estuvo fino en la estocada final y terminó igualando sin goles ante Estudiantes de Río Cuarto. El partido de ida de cuartos de final del torneo Federal A tendrá su replay el próximo sábado en Córdoba.
El Colectivero se activó de entrada e impuso el ritmo de juego con la vuelta de Lucas Oviedo. El capitán se hizo dueño del mediocampo y comandó los ataques en combinación con Enzo Bruno, su socio principal. Ambos evidenciaron el juego potable que el equipo no tuvo en la llave anterior, todo un presagio de buenos augurios.

A los 17’ Bruno escapó por la banda derecha, lanzó el centro y Cardozo no logró conectar en el rectángulo chico. Las pelotas llovieron una y otra vez sin éxito en el área de Estudiantes; la puntería no estuvo afinada.
Entonces el Celeste aprovechó esa falta de contundencia para seguir el libreto y apostar al contraataque con dos extremos de gran velocidad. Nahuel Cainelli y Maximiliano Comba se movieron como peces en el agua, siempre intercambiando posiciones en este esquema. Y a los 20’ fue el primero quien generó la más clara desbordando en el área. El esférico quedó en circulación y desde el piso el delantero Franco Coronel estrelló su remate al palo, con suspenso, sin la fuerza necesaria.
A los 30’ el juego entró en el terreno de la fricción. En ese momento la dupla Vera-Oviedo emergió en el círculo central. Crucero volvió a inclinar la balanza con las pelotas paradas y antes del pitazo final lo tuvo en los pies de Tucker con el arco a su merced, pero Vera se anticipó y Peralta se lució con una gran intervención. La falta de comunicación imposibilitó desatar el grito.
La intensidad fue disminuyendo en el complemento. El calor hizo el desgaste previsto y en ese contexto el Colectivero encontró una marcha más.
A los 13’, en su última acción, Iván Molinas se sacó dos marcas en el área, pero el remate fue defectuoso. Rivoira entendió que era el momento de cambiar el aire con el ingreso de Braian Perussato por el que segundos antes tuvo la llave de gol.
Hasta acá los cambios puesto por puesto evidenciaron la importancia de no arriesgar. De hecho en la vereda de enfrente el movimiento de piezas fue similar con los ingresos de Benavídez y el delantero Zepúlveda.
Sobre los 33’ el Colectivero presionó con el impulso del público. Los canteranos Perussato y Rivas le dieron el envión, pero no fue suficiente.
Las últimas dos fueron para la visita. La más importante a los 40’ de tiro libre, cuando el ingresado Álvaro Cuello estrelló su remate en el palo izquierdo de Argüello.
La falta de contundencia en Santa Inés perjudicó a un Crucero que mereció mejor suerte, una constante en esta temporada. Ayer el último pase y el banco no estuvieron a la altura. Quedará cambiar el chip de cara a la revancha del próximo sábado en Río Cuarto. El negocio redondo fue para Estudiantes.

Fuente: Cristian Avellaneda, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: https://www.deportesmisiones.com.ar/opinion/2018/04/30/quedo-atado-de-pies-y-manos/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>