«

»

Imprimir esta Entrada

Una noche de diez

La noche fue redonda para Guaraní en su debut en el Clemente Argentino Fernández de Oliveira. Goleó 3-0 a Timbó por la 3° fecha de la zona 7 de la región Litoral Norte con una gran actuación de Enzo Bruno, autor de un gol y de una asistencia, y se ubicó en la cima de su grupo en el torneo Regional.

Los primeros minutos que mostró Guaraní en Puerto Piray intentó replicarlos ante Timbó. Presión alta y mucha gente en ataque. Pero a diferencia de Nacional, los de Jardín América esperaron en bloque. Poblaron el mediocampo y partieron a la Franja en dos.
A los de Darío Labaroni no les quedó otra que tirar pelotazos. Algo que al DT no le gusta, pero que era lo que pedían esos primeros instantes. Por eso Nievas Escobar y Comes buscaron a Ulises Silveira por el centro y a Cabrera y Millán por las bandas, pero sin resultado.
Tal y como se presentaba la cuestión, el cerrojo se abría con el toque de un jugador con algo distinto. Ese algo diferente lo tuvo Enzo Bruno. El ‘10’ apiló un par, ganó en velocidad y mandó un centro clínico para Ulises Silveira, quien debajo del arco solamente tuvo que empujarla al fondo de la red, para abrir el marcador en la noche de Villa Sarita.
Se notó el trabajo de la semana en un tiro libre. Bruno amagó el centro, tocó para atrás y lo dejó solo a Dujaut, quien le pegó muy débil y por eso no festejó. También se notó que falta conexión entre Silveira y sus compañeros. El delantero cuando pudo hizo la personal y no levantó la cabeza para tener un mejor panorama.
Arteta y Glanzel eran los encargados de generar juego en Timbó, pero la presión de la Franja los obligó a jugar muy cerca de la mitad de la cancha y casi siempre de espaldas al arco.
Y otra vez el distinto de la cancha cambió la historia. Bruno le pegó el grito a Nievas Escobar en una pelota parada. El Colo lo dejó solo al ‘10’, que entró al área, esperó el momento justo y la cruzó para hacer inútil la estirada de Markovics.
A pesar del resultado a favor y de, en gran medida, manejar la pelota, a Guaraní le faltaron sociedades para abrir la cancha y llegar con más frecuencia. La Franja dependió mucho de las escaladas de Brian López y de lo que pudieron hacer Dujaut y Bruno, cuando tuvieron terreno para encarar.
En el momento más flojo de Guaraní, en ese relax involuntario por el marcador a favor, apareció Nicolás Portillo y selló el 3-0. El defensor encontró la redonda tras un tiro libre y con un potente remate aumentó la cuenta para el local.

Ajustes necesarios

El gesto de Darío Labaroni fue claro en el inicio del complemento. Así no, ¿por qué? Porque Guaraní entró un poco dormido al complemento, regaló la pelota en el fondo y Ferragut la salvó en la línea. Errores que con un 3-0 se maquillan, pero que en el futuro pueden costar muy caro.
La respuesta fue rápida y necesaria para el local. Lo tuvo Zárate, pero el delantero no apuntó bien. Después de ese sobresalto y de a poco, la Franja agarró la pelota, empezó a tocar y se acercó al área de Timbó que, cuando tuvo la redonda, no tuvo ideas para lastimar.
El DT de la Franja deberá pulir esos detalles de cara a lo que se viene. El Regional es un torneo que castiga muy rápido los errores, pero que también da oportunidades fin de semana a fin de semana. Por eso la victoria de ayer será vital cuando la semana que viene Guaraní reciba a Nacional (Piray), partido en el cual podría quedar, victoria mediante, a tiro de la clasificación, el primer objetivo.

Fuente: Diego Vain, El Territorio.

Enlace permanente a este artículo: https://www.deportesmisiones.com.ar/opinion/2020/02/16/una-noche-de-diez/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>