«

»

Imprimir esta Entrada

“Subimos al arca a esperar que pase el temporal”

 & titulo &
Muchos años de esfuerzo y mucha pasión puesta en el club son las armas para que la Escuela de Vela ‘Nicolás Dasso’, ubicada en el Polo Náutico de Posadas, siga adelante tras tres meses sin actividad debido a la pandemia. Con la habilitación de esta disciplina, la alegría volvió a las instalaciones sin descuidar el protocolo de sanidad para “no volver atrás, no queremos errar en nada”, compartió la entrenadora Leandra Burtnik.
Es que para los deportes que tienen bandera verde es una oportunidad de trabajo, reactivación económica y a su vez volver a hacer eso que tanto aman, respetando las pautas sanitarias para no enfermar y dar un paso atrás en este terreno ganado.
La vela comenzó hace nueve días a navegar nuevamente por el Paraná y “nos llevó un par de días para reorganizarnos porque ni bien dijeron que la vela volvió al agua, se armó un revuelo con los navegantes y pensaron ‘vamos, agarramos la vela y salimos’. Ahí tuvimos que informarle a los padres y a los chicos que había que movilizarse bajo protocolo”, explicó Leandra, quien hace 20 años acompaña a Nicolás Dasso en el desarrollo del yachting en la Tierra Colorada.

Desde la Dirección de Deportes de la Municipalidad habilitaron la actividad de a cuatro chicos por turno con un entrenador “y como tenemos el club grande se divide dos grupos de cuatro perfectamente señalizado y dividido”, añadió la entrenadora.
De esta manera se practica con dos entrenadores -Leandra y Nicolás- por turno y ocho chicos, de mañana y de tarde, por lo que no hay más de diez personas en total en el club y “se restringe el ingreso de los padres, la visita y pueden estar solamente los chicos y los entrenadores”, afirmó Leandra.
Del centenar de chicos que tenían como flota estable en el club, hoy este número se ajustó a 30 y con el condicionamiento de que los deportistas tienen que estar federados. “Estamos teniendo ciertos criterios para ir trabajando con los chicos, sobre todo los que estén federados, que es lo que nos permitió Prefectura; además tienen que ser mayores de 16 años o menores que estén afiliados a la federación, que justamente son los chicos que compiten y están en la selección argentina”, dijo la misionera.

Días muy difíciles

La pandemia de coronavirus es un ‘cachetazo’ para las personas en distintos ámbitos de la vida. En el caso netamente deportivo repercutió por no poder realizar la actividad -hoy muchas lo están pudiendo hacer, pero con menos gente- y por una crisis económica que conlleva a no tener ingresos durante tres meses.
“Económicamente todavía estamos en caída libre porque nosotros teníamos cerca de 100 alumnos, incluyendo los de vela inclusiva, y ahora tenemos menos de 30, que son los con los que podemos trabajar en estos horarios”, reflexionó Leandra.
Aunque sabe que hoy poder estar activos es un privilegio en este contexto y quieren seguir por este camino. “La remamos tantos años en bajas y en altas de otras cosas que no fueron una pandemia… así que la vamos a seguir. Nos  subimos al arca y estamos esperando que pase el temporal”, agregó la entrenadora, compañera de ruta de Nico, quien desde niño realiza yachting y es la persona que popularizó en Misiones un deporte antes poco conocido. & titulo &
“Hace 20 años que estoy con Nico y él desde los cinco años que navega; su sueño siempre fue llenar el Paraná de barcos y no va a tirar por la borda un sueño construido desde pequeño y que  en definitiva ya lo estaba llevando a cabo. Creo que todo esto va a pasar y va a servir para algo; ahora hay que reacomodarse, replantearse y seguir viendo de qué manera, pero sí o sí hay que seguir, no tenemos otra profesión y no queremos hacer otra cosa, queremos continuar en esto”, enfatizó Leandra. Y bien atinada, agregó que “por eso mismo respetamos muchísimo el protocolo, nadie viene al club a entregar siquiera un sobre en el horario en el que están los chicos porque nosotros queremos hacer perfectamente las cosas para no volver atrás, no queremos errar en nada, por eso cumplimos al pie de la letra y hacemos cumplir; así nos cuidamos a nosotros mismos y al que está al lado”.
Por estos días el alcohol en gel, los barbijos y la distancia física son la postal en el club náutico. “Ya no existe más el termolar comunitario, pero yo creo que vamos a ser más saludables y hay que adaptarse, el mundo nos dio una señal de que algo estábamos haciendo mal”.
Acerca del calendario nacional, aún no hay precisiones y justamente Dasso era entrenador de la selección argentina en el Sudamericano que se iba a realizar en Mar del Plata, en marzo, y fue aplazado para diciembre; aunque Leandra adelantó que “por lo que nos dijeron no creo que se pueda hacer tampoco por el panorama complicado de las fronteras y los casos en Brasil”.
Por lo pronto los navegantes ya volvieron al ruedo “¡todos blancos! No sabía que tenían ese color de piel -risas- siempre los veía muy morenitos por estar en el sol, pero volvieron y eso es bueno; ya estaban con la ansiedad de regresar al agua y lo que más nos contaron es que sentían el viento por sus ventanas y no podían creer no estar en el río, hoy ya lo pueden hacer”, finalizó Leandra, quien junto a Nico, le ponen el cuerpo a la ilusión de llenar pronto el río de barcos cuando el viento sople a favor.
Fuente: Roxana Ramírez, El Territorio.
Fotos: Nicolás Oliynek.

Enlace permanente a este artículo: https://www.deportesmisiones.com.ar/yachting/2020/06/11/subimos-al-arca-a-esperar-que-pase-el-temporal/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>